Abandono. Víctor Marín tiene 71 años y desde hace 4 meses está internado en el Hospital de Caucete porque no tiene quien lo cuide.
  <

/figcaption>

 

El caso de Víctor Marín, el anciano de Bermejo al que le amputaron las piernas hace 35 años y que está internado en el Hospital de Caucete porque no tiene quien lo cuide, aún sigue sin resolverse. Ahora, y tras recibir una segunda intimación de la Justicia, el PAMI se comprometió a pagarle un cuidador personal en caso de ser necesario. Así lo dijo la jueza de Paz de Caucete, Luciana Salvá, quien ayer mantuvo una nueva audiencia con los representantes de esta obra social que, anteriormente, prometieron trasladar a Marín a un geriátrico y no lo concretaron. De todos modos, el hombre permanecerá internado y por tiempo indefinido, a raíz de las escaras que se le formaron en el cuerpo por estar tanto tiempo en la cama.

"La gente del PAMI se mostró muy predispuesta para resolver la situación del señor Marín, lamentablemente deberá seguir internado por otro problema de salud", dijo Salvá, luego de la audiencia.

La magistrada agregó que desde la obra social se comprometieron a ofrecer un subsidio para contratar a alguien que cuide al anciano en caso de que no se lo pueda trasladar a un geriátrico como habían previsto en un primer momento. Según Salvá, esta medida no llegó a concretarse porque los propietarios de la residencia para adultos mayores elegida se negaron a recibirlo. "El PAMI tiene convenio con este geriátrico para que reciba a sus afiliados. Pero los responsables de esta institución privada se negaron a recibir a Marín porque debido a su condición necesita un cuidado intensivo y personalizado que no le pueden dar. Se reservaron el derecho de admisión, medida que es totalmente legal al tratarse de una institución privada", dijo la jueza.

Salva también dijo que tanto los médicos de PAMI como los del hospital de Caucete llegaron a la conclusión que Marín debe seguir internado, ya que se le formaron escaras en el cuerpo por estar tanto tiempo en cama. A raíz de esta complicación necesita atención médica permanente para evitar que las heridas se infecten y compliquen aún más su estado de salud. "Aún no sé cuánto tiempo más deberá quedarse en el hospital, pero voy a estar atenta a su evolución para continuar con el proceso y poder determinar su destino", dijo la magistrada.