Amor de padres. El operativo de captura de la cóndor que nació en cautiverio en el Faunístico se realizó bajo la mirada atenta de los cóndores que la engendraron. Los empleados impidieron que se acercaran al canil donde colocaron a su hija, para evitarles daños a todos.


Esperaron a que la luz del sol amainara para comenzar con el operativo de captura. El objetivo era que el animal se refugiara en su nido para atraparlo con mayor facilidad y sin provocarle daño. Lograron su cometido, aunque no pudieron evitar el sufrimiento de sus padres. Fue la cóndor que nació en cautiverio en el Faunístico, en Rivadavia, y que ya emprendió el viaje a Trelew para su rehabilitación y posterior liberación, gracias a la intervención de la Fundación Bioandino. Su partida provocó sentimientos encontrados. El personal que la cuidó antes, durante y después de su nacimiento vivió el momento con alegría porque significa el camino a su libertad, pero también con un poco de tristeza porque ya no volverá a verla. Lo mismo sintieron los cóndores que la engendraron. Se quedaron juntos a la par desde que la sacaron de la jaula el miércoles pasado.

La técnica para atrapar a la cóndor requería sigilo, precisión y rapidez, por eso estuvo a cargo de dos especialistas de vasta experiencia y que son las autoridades máximas del Faunístico, Iván Simoncelli y Silvina Adárvez. Ambos ingresaron a la jaula cuando el animal ingresó al nido. Lo hicieron acompañados de dos empleados que portaron rastrillos de plástico para realizar una tarea que podía ser riesgosa: espantar a los padres del animal si intentaban atacar para impedir la captura.

En el primer intento los veterinarios lograron cubrir a la cóndor con un gran paño e inmovilizarla. Entre ambos la tomaron para introducirla en el canil, acondicionado con una cama de viruta, en el que permanecerá encerrada y a oscura hasta que llegue a destino. Fue en ese momento en que sus padres se percataron de lo ocurrido y decidieron intervenir.

El padre fue el primero que se descolgó del árbol donde estaba y desde donde vio toda la escena. Luego lo siguió la madre. Los dos comenzaron a caminar en círculos tratando de acercarse a su hija, pero los empleados con las escobas no lo permitieron. En ese momento, y para evitar cualquier contratiempo, todos salieron de la jaula llevándose el canil con el ave en su interior. Inmediatamente los padres corrieron hasta el nido para ver si la cóndor estaba allí. No la encontraron y comenzaron a correr tras el canil, pero por dentro de la jaula y hasta que lo perdieron de vista. Tras este momento se posaron sobre el mismo tronco, uno al lado del otro. Así permanecieron hasta el anochecer.

Este operativo de captura se realizó el miércoles por la tarde. Luego de atrapar a la cóndor, los especialistas la pesaron y controlaron su estado. Pesaba 8,600 kilos y estaba en perfectas condiciones de salud. "A partir de ahora, la vamos a dejar dentro de una habitación calefaccionada y a oscuras para evitar que se estrese. Allí quedará hasta que viaje a Trelew", dijo Simoncelli.

Ayer la cóndor abandonó por primera vez el Faunístico. A las 7 llegó hasta una empresa de transporte en la Ciudad que la trasladó al Aeropuerto. A las 9,30 partió el avión que la llevaría a destino.
 

PASO A PASO

  • Operativo de captura

El operativo de captura de la cóndor fue eficaz. En menos de dos minutos los especialistas lograron taparle la cabeza e inmovilizarla para que no los lastimara con sus garras.

  • Introducción en el canil

Con cuidado y sin descubrirle la cabeza, la introdujeron cuidadosamente en el canil, especialmente preparado para alojarla hasta que llegue a destino. Aseguraron sus puertas.

  • Traslado y revisión

Empleados del Faunístico trasladaron el canil hasta la sala veterinaria para corroborar el estado del ave. Fue ante el asombro de los visitantes que había en el lugar en ese momento.

  • Primera posta del viaje final

Ayer a las 7 de la mañana, la cóndor llegó hasta Jet Pak, la empresa de transporte terrestre que la trasladó hasta el Aeropuerto desde donde partió, a las 9.30, rumbo a Trelew.

CRONOLOGÍA


2018  Diciembre

  • Por primera vez nace un cóndor en cautiverio y en forma natural en el Faunístico, tras dos años de trabajo intensivo.


2019  Marzo

  • Especialistas determinan que el ave que nació en cautiverio era una hembra y que ya se encontraba fuera de peligro.


2019  Junio

>

  • Bautizan a la cóndor con un nombre que tiene origen huarpe. La llamaron "Takiyiwe", que significa libertad.

 


2019  Junio

  • El municipio de Rivadavia y la Fundación Bioandino firman un convenio para la rehabilitación y liberación del ave.