La causa del recién nacido a quien quemaron con un secador de pelo en la incubadora y terminó con amputaciones en sus falanges dio un giro. Luego del juicio a una enfermera acusada de haber lesionado al bebé y que obtuvo la absolución por el beneficio de la duda, el proceso siguió abierto. Y ahora, la fiscal Claudia Salica López pidió la instrucción sumarial de la causa y apuntó como presunto autor responsable de las lesiones al médico Mario Tripolone, ex jefe de Neonatología de la Clínica Mayor, además de otros autores. Por eso, ya solicitó su indagatoria, entre otros medidas.

Durante la instrucción del juicio hubo una sola imputada, la enfermera Graciela Espíndola, porque era la encargada de cuidar al recién nacido Liam Guevara, el 20 de marzo de 2015. Pero la instrucción que hicieron en su momento no permitió determinar su responsabilidad plena, por lo que le dieron el beneficio de la duda. Sin embargo, ordenaron volver a hacer la instrucción. A quien le tocó la causa fue a Salica López, titular de la Fiscalía Correccional 5, quien le solicitó al juez del Primero Correccional, Eduardo Agudo, requerir la instrucción por lesiones culposas y su mirada no sólo apunta a las enfermeras y otros médicos, sino especialmente a quien era el jefe de Neo de la Clínica Mayor por entonces.

Para la fiscal, Tripolone primero trató de ocultar las lesiones al no darle información a la madre (en ese momento menor de edad) y a sus abuelos. De acuerdo a las declaraciones en el juicio y que la fiscal tomó para fundamentar su pedido de indagatoria, Tripolone, pese a saber la gravedad de las lesiones, al principio negó el origen de las quemaduras, impidió a los familiares ver al bebé y sospecha además que su “desidia y desinterés” para brindar el tratamiento adecuado en tiempo y forma terminó en la amputación de las falanges del bebé. Según los denunciantes, los abuelos de Liam, fue el médico que practicó el parto quien convocó a un especialista en quemados y que fue éste último quien les dijo por primera vez que la criatura tenía lesiones graves. Tripolone, por su parte, negó toda responsabilidad (ver aparte) 

Por otro lado, Salica López pidió declaraciones testimoniales de los médicos y del gerente comercial de la maternidad. A su vez, quiere identificar al dueño de la Clínica Mayor y al ingeniero a cargo del mantenimiento de las incubadoras.

Y no sólo eso, sino que también va a oficiar al Ministerio de Salud Pública para que informe las condiciones y requerimiento exigidos para que la clínica preste servicios neonatales y si realizó o no un sumario y/o investigación administrativa. La familia Guevara, que sigue pidiendo justicia, celebró las nuevas medidas judiciales.

 

Mario Tripolone / Ex Jefe de Neonatología


“Lo que dice la fiscal es falso”
 

-Para la fiscal, usted le ocultó información a la familia, ¿qué piensa?

-Ese día yo no estaba de guardia, así que recién cuando llegué a la clínica, más de dos horas después del nacimiento, tomé conocimiento. Lo que dice la fiscal es falso porque apenas vi las lesiones fui inmediatamente a la habitación y les informé tanto a la madre como a la abuela, al punto que la mamá se descompuso. 

-¿Impidió también en primera instancia que la familia pudiera ver al niño, pese a los pedidos que le hacían?

-Eso no es así; de hecho, me interesaba que ellos no tuvieran dudas que el niño estaba bien, independientemente de la lesión.

-La fiscal sospecha que no hizo lo necesario para que el bebé recibiera un tratamiento en tiempo y forma, ¿qué opina?

-A la familia les daba un informe diario porque el seguimiento clínico lo hacía yo. Cuando vi que la evolución no era buena, porque en un primer momento no sospeché de la necrosis, llamé al cirujano plástico. Primero había hablado con el ginecólogo de la mamá y él me sugirió un nombre, así que le pedí el teléfono y lo llamé para que viera al paciente.

-¿Usaban secadores de pelo para calentar las incubadoras?

-Yo no sé con qué se quemó el bebé. Cuando pregunté a las enfermeras, nadie me dijo nada. Yo jamás dije que había un secador de pelo, en la Clínica Mayor nunca vi uno y ni autoricé ni indiqué por escrito su uso.