Las autoridades de Tránsito y Transporte de la provincia anunciaron ayer que analizarán el decreto presidencial para modificar la Ley Nacional de Tránsito, que pretende exigir a los motociclistas que impriman el número de la patente en cascos y chalecos como una forma de combatir la inseguridad.

En función de lo que los especialistas del área sugieran determinarán si la provincia adherirá o no a la normativa, que ya despertó quejas y marchas de motociclistas por considerarla sin fundamento.

Plazo

90 días, aproximadamente, es el plazo que el decreto 171/17 determina para entrar en vigencia. Según el artículo 8 del texto, la norma correrá a partir del 15 de junio.
 

“Los puntos que generaban dudas desde lo técnico y que tenía el borrador que dieron a conocer inicialmente fueron eliminados. De todas maneras, hemos resuelto analizar el decreto y elevar al Ministerio de Gobierno un informe con una sugerencia sobre los pasos a seguir, además de solicitar la intervención de la Cámara de Diputados”, expresó Jorge Martín, director de Tránsito de la provincia.

Esto, luego de que en las últimas horas accedieron a la publicación de la iniciativa en el Boletín Oficial de la Nación, que figura como “Decreto 171/2017. Identificación de Motovehículos”. 
Básicamente, el informe que hará Tránsito y Transporte sugerirá con fundamentos por qué la provincia debe o no adherir al cambio de la Ley de Tránsito 24.449. Si bien ya San Juan la aplica en general, tiene la facultad por jurisdicción de adoptar o no las modificaciones que se generen desde Nación, explicó Martín, o de poder hacer incluso modificaciones o reservas parciales en determinados artículos.

¿SÍ O NO?

Si bien Martín se manejó con prudencia, dijo que incluso con la eliminación de los puntos que originalmente generaban dudas, el decreto de modificatoria de ley no viene a mejorar nada desde el punto de vista del control de tránsito.
 
“En San Juan, los motociclistas ya usan casco y chaleco por norma, por lo que a los fines prácticos de control de tránsito, que haya una identificación en ambos elementos con el número de patente no implica un cambio significativo.

Desde el punto de vista de la inseguridad y a título personal, considero que esta es una medida aislada, pero por eso vamos a analizar detenidamente el decreto, elaborar un escrito y que tanto el Poder Ejecutivo a través del Ministerio de Gobierno y el Legislativo, en Cámara de Diputados, determinen si hay que adherir o no a la norma y luego darle el marco legal correspondiente”, expresó Martín.

LA NORMA

El decreto 171/17 determina la obligatoriedad de imprimir el dominio de las motos en los laterales del casco, además del uso de chaleco reflectivo con la misma identificación, tanto en la parte delantera como la posterior.

La obligación de portar el casco y el chaleco con identificación se extenderá también a las estaciones de servicios, por lo que será de uso obligatorio para la carga de combustibles.

También, la norma les pide a las distintas jurisdicciones del país que determinen restricciones de circulación de motos con dos ocupantes en determinadas zonas y/o en determinados días y horarios, a los fines de optimizar los operativos de control.

 

Un reclamo en varias ciudades

 


El miércoles, y en varias ciudades del país, hubo marchas de motociclistas en reclamo a la norma que impulsa el gobierno nacional. En San Juan, decenas de personas se desplazaron por calles céntricas. Básicamente, consideran que el decreto no hará bajar los índices de delincuencia, además de que con esa norma, cualquier motociclista pasa a ser un motochorro en potencia.

Según indicaron, incluso proveerá a los delincuentes de una herramienta para camuflar su accionar delictivo, ya que si no es aprehendido sólo quedará la referencia de la patente falsa, que puede ser la de cualquier dueño de una moto en regla. 

El desplazamiento que tuvieron durante el reclamo comenzó en el Parque de Mayo, avanzó por el centro y terminó frente a la Legislatura. “Andar en moto no nos hace motochorros, así como la corbata no los hace decentes”, rezaba un cartel que resumía el pensamiento de los motociclistas.