Encerrada. Karen está en su casa desde el viernes. Sólo salió porque fue llamada por la Policía, pero permanece encerrada para evitar que su quemadura empeore. 


A pesar de que sufre por lo que está pasando, no se le cayó ni una lágrima al hablar. Dijo que no tiene miedo y que lo único que siente es bronca y dolor. Denunció que el hombre con el que estuvo en pareja durante 6 años le quemó el rostro y el pecho con agua hirviendo. Y aunque admitió que en un primer momento pensó en matarlo por el ataque que sufrió, dijo que lo que más pide es justicia y que su ex sea detenido para que no vuelva a molestarla.

 

Ella es Karen Vega, una mujer de 22 años, que es mamá de dos chicos de 2 y 3 años. Su expareja la atacó el viernes pasado en Caucete, pero la mujer se animó a hablar recién ayer, cuando se sintió más fuerte y tranquila. Por este caso, la joven mamá hizo la denuncia en la Comisaría de Caucete y está siendo apoyada psicológica y legalmente por el Área de la Mujer de este departamento. También recibe asesoramiento de la Dirección de la Mujer de la Provincia, donde en enero recibieron el triple de denuncias que en el mismo mes del año pasado (ver página 3). 


Karen vive en la casa de su mamá, y se refugia en el apoyo que ella le está dando en este duro momento. En esa misma casa formó su familia soñada y vivió junto a su expareja y sus dos hijos. Eso, hasta hace 6 meses que fue cuando decidió ponerle fin a esa convivencia y a la relación. Él se fue y volvió a la casa de sus padres.


Al contar cómo fue el ataque, que quizás le deje la cara marcada para toda la vida, la mujer no dejó de mostrar angustia y bronca a la vez. Con la mirada perdida, pero sin dejar de prestar atención a lo que sus dos chicos le pedían y hasta sonriéndoles cuando ellos la hablaban, simulando que nada la entristece, dijo que le cuesta hablar por dos razones. Primero por la vergüenza que siente y después, porque las ampollas que tiene en los labios no le permiten mover bien la boca.


Según la víctima la mala relación comenzó hace poco cerca de un año y que fue eso lo que la llevó a separarse Sin embargo, Gabriela Cáceres, la mamá de Karen, aseguró que nunca fue un buen compañero y que siempre tuvo malas formas para dirigirse hacia ella. De hecho, aseguró que el ataque con agua hirviendo no fue el primero que ella sufrió. Dijeron que en otra ocasión, intentó quemarles la casa y hasta la arrojó de la moto en la que ambos transitaban. 


El viernes pasado quedará marcado en la memoria de Karen y de sus hijos, quienes vieron todo. Según ella, la nena que tiene 3 años se acuerda todos los días de ese momento. La caucetera contó que el día que fue quemada estaba en la casa de una amiga, junto a sus chicos. Daniel Lucero, la expareja de ella, llegó y se quedó con ellos. 


‘Aunque a muchos le parezca raro y a pesar de todo, siempre busqué tener una buena relación, por eso acepté que se quedara a tomar mates con nosotras. Yo quería estar bien por mis hijos, pero ahora sé que eso es imposible‘, dijo lamentándose. Después de un rato Karen y su amiga pusieron la mesa para almorzar, pero él quería seguir tomando mates. 

“Quiero que esté lejos de mí. No me interesa ni que me pase plata para los chicos”

Karen Vega - Denunciante


‘Mi amiga le calentó más agua y cuando se estaba cebando un mate se quemó, y de repente me tiró el resto del agua, que estaba en un termo, en la cara. Lo quería matar, mi amiga me agarró, porque lo mataba. No me importó nada en ese momento, hasta que se fue y se llevó a mi hijo más chico‘, agregó y contó que desde ese día decidió cambiar el número de teléfono para que no la moleste más con mensajes ni llamadas. Sin entender la razón de la reacción de su expareja la mujer dijo que tras ese ataque fue directo a la policía, mientras que su mamá fue a pedirle que le devolviera el nene. El niño fue entregado un rato más tarde por otro familiar, en buenas condiciones.

Karen también fue atendida en el hospital de ese departamento por las lesiones, que hasta ayer le habían dejado una enorme costra en el lado derecho de su rostro. 
 

Opinión


‘Cada vez los casos son más violentos‘
Adriana Ginestar titular de la Dirección de la Mujer


‘Nosotros estamos constantemente evaluando la situación de la violencia de género en la provincia, porque hacemos mucho seguimiento estadístico. Nuestra conclusión es que en el último tiempo, desde el año pasado, estamos viendo que hubo un aumento en la gravedad o crueldad de los hechos que las mujeres denuncian. Vemos que hay más ensañamiento, alevosía de parte de los hombres. Incluso, vemos mayor uso de armas al momento de ejercer violencia. 


En este mismo contexto, pensamos que estamos haciendo un trabajo positivo, porque trabajamos mucho para visibilizar la violencia de género. Trabajamos en desnaturalizar el maltrato a la mujer, entonces eso nos lleva a que la mujer sepa cuándo la están maltratando y decida pedir ayuda. Sin embargo debemos seguir trabajando con la Policía para mejorar. 


En este caso particular (por el de Karen) vemos que los efectivos actuaron mal, porque la mujer denunció, pero en la Comisaría no le llenaron la medida de protección, que es lo que les corresponde y es el elemento que tenemos para intervenir nosotros. Esto, porque actualmente las mujeres pueden denunciar y recibir apoyo en todas las comisarías de los departamentos. En este momento estamos pidiendo la urgente detención de ese hombre, por el último ataque‘. 
 

Femicidios

mujeres fueron víctimas de femicidios en San Juan. Esto, desde el 2012 que es cuando la Ley tipifica este delito. De estas mujeres 4 tenían hijos. Las víctimas de femicidio fueron Cristina Olivares, Estela Bustos, Carolina Tejada, Graciela Mallea, Rocío Villalon y Talía Recabarren. 

Restricciones


de cada 4 casos en los que interviene la Dirección de la Mujer genera una orden de restricción. Este alejamiento es ordenado con el fin de proteger a las víctimas. Las restricciones prohíben las llamadas telefónicas, los mensajes de texto y las comunicaciones en las redes sociales. 

Ni Una Menos

El 3 de junio de 2015, en la Plaza del Congreso, en Buenos Aires, y en cientos de plazas de toda Argentina nació Ni Una Menos. Este movimiento de gente se originó de la necesidad de decir basta de femicidios. Fue una marcha que se repitió el año pasado en todo el país y que fue muy convocante. 

Los hijos

Según las últimas estadísticas oficiales, cada 30 horas un mujer es víctima de femicidios en algún rincón de la Argentina. Desde 2008 a 2015 esos asesinatos dejaron a 2.518 niños sin su madre. El 65% de estos chicos eran menores de edad, en el momento que su mamá murió.