Centro de operaciones. La plaza principal de Caucete es el centro de operaciones de los remises ilegales del departamento. Allí estacionan y es allí donde los espera la gente.

 

Un cambio de luces o una seña con el dedo índice es suficiente para completar el pasaje en apenas segundos y comenzar a prestar el servicio de transporte de pasajeros, pero de manera ilegal. Son los remises truchos que funcionan en Caucete, avalados por la misma gente que los usa a diario por una cuestión de tiempo y economía. Los usuarios dicen que viajan en estas movilidades porque los colectivos pasan cada 40 minutos, demoran hasta más de una hora en llegar a destino, y el costo del pasaje es igual o más caro que el que cobran estos remises. En tanto que desde el municipio de este departamento dijeron que es "muy difícil" controlar estas unidades sin habilitación y que circulan de manera ilegal. En menos de 5 días, dos personas perdieron la vida en siniestros viales. Aparentemente ambas viajaban en remises truchos de Caucete.

Al mediodía, la plaza de Caucete se convierte en una remisera ilegal. Funciona como el centro de operaciones de los remises truchos. En menos de 5 minutos, se estacionaron en el lugar 12 de estas movilidades sin habilitación. Y no tardaron ni un 1 minuto en completar el pasaje. Los usuarios los estaban esperando. "Yo viajo a Casuarinas, en 25 de Mayo. El colectivo pasa cada 40 minutos y cuando viene lleno no se para y tenés que esperar al siguiente. Por eso prefiero tomar uno de estos remises que hasta cobran más barato. Considero que es un beneficio para los pasajeros y para estos remiseros que son personas que quieren trabajar y no tienen otra alternativa", dijo Rosa Espejo.

 

Preferencia. La gente dice que prefiere viajar en un remís trucho antes que hacerlo en un colectivo, principalmente por la diferencia tanto en el tiempo de espera como en el de llegada a destino.

 


Ariel tiene 35 años y desde hace unos meses traslada gente de manera ilegal en su Renault 9, modelo "95 y sin la Revisión Técnica Obligatoria aprobada. Hace viajes a Santa Rosa, La Chimbera y Las Casuarinas, en 25 de Mayo, y le cobra 35 pesos a cada pasajero, 5 menos de lo que cuesta el pasaje en colectivo a esos destinos. "Trabajaba en un bodega, pero me despidieron por un reajuste de personal y hasta ahora no encuentro otro empleo porque en todas partes contratan gente de entre 20 y 30 años. Con el remís al menos gano plata para la comida", dijo el hombre.

Franco Buffagni, director de Tránsito de la Municipalidad de Caucete, dijo que desde hace dos meses, cuando se inauguró el Juzgado de Paz en el departamento, pudieron comenzar a controlar el tema de los remises que circulan sin ningún tipo de habilitación. Agregó que esta tarea no es para nada sencilla, ya que hasta la misma gente "encubre" este servicio trucho. "Cuando inauguraron este juzgado recién pudimos comenzar con las inspecciones para detectar y multar a los remises ilegales. Pero el trabajo de los inspectores no es sencillo. Cuando llegan a controlar estos vehículos, la misma gente dice que el chofer del mismo no es un remisero, sino un vecino o amigo que los fue a buscar. Como estos autos no tienen ningún elemento que los identifique como taxi o remís y no se ve cuando la gente paga por el servicio, es muy difícil comprobar la ilegalidad", dijo el funcionario.

DIARIO DE CUYO quiso consultar sobre este tema a las autoridades de la Dirección de Tránsito y Transporte de la provincia, pero no contestaron las llamadas.


 

Testimonios

 

CLAUDIA ABALLAY    Pasajera

 

"Es muy sacrificado tener que esperar casi una hora para que pase un colectivo y, encima, rogar que no venga lleno y se pare. Por eso prefiero viajar en los remises truchos que pasan uno tras otro", dijo la mujer.

 

 

ESTELA JOFRÉ   Pasajera

 

"No hace falta salir a buscar a los remises truchos. Basta que te parés en la Diagonal para conseguir uno. A veces el primero que llega a una parada se llena ahí nomás, pero enseguida viene otro con lugar para viajar", dijo la mujer.

 

 

BETIANA LEGUIZA   Pasajera

 

"La mayoría de estos remises son autos viejos que no están en tan buena condiciones, pero que tienen el seguro obligatorio. En estos vehículos uno corre el mismo riesgo de accidente que si viaja en uno más nuevo", dijo la mujer.