Despliegue. La mayoría de los combinados que arribaron a la provincia para disputar el torneo destacaron la organización y buena predisposición de los sanjuaninos.

 

Una semana completa a puro futsal, eso fue lo que vivió la provincia de San Juan desde el 5 al 12 de abril del año pasado, cuando los 10 combinados más importantes del continente disputaron la Copa América en el Estadio Aldo Cantoni. La fiesta fue completa, más allá de que Argentina perdiera una cerrada final con Brasil. El público respondió de la mejor manera, los sanjuaninos no dejaron prácticamente ningún espacio vacío durante las instancias decisivas del torneo. Llegando a colmar el palacio deportivo con más de 7.000 personas para la gran final, agotando todas las localidades disponibles en pocas horas. El objetivo de los miles de seguidores estaba más que claro: acompañar a la selección dirigida por Diego Giustozzi para defender el título.

 

Cifra
1.500 
Fueron las entradas disponibles puestas a la venta para la gran final, las cuales se agotaron en solo una hora. 


Fueron los 14 jugadores que integraron el combinado nacional quienes desde el primer día destacaron hasta el hartazgo el "mágico momento" que San Juan les estaba haciendo pasar por el cariño recibido, el cual "no se comparaba con ningún otro lugar del mundo". El evento internacional trajo grandes repercusiones a nivel global ya que puso a San Juan en la vidriera mundial del fútbol de salón durante una semana, generando también considerables ingresos en materia turística y de ocupación hotelera, ya que las 10 delegaciones fueron acompañadas por una gran cantidad de seguidores de diferentes puntos del continente. Incluso el flamante presidente de la AFA (Asociación del Fútbol Argentino), el sanjuanino Claudio "Chiqui" Tapia llegó a la provincia para presenciar la gran final en su función como máximo dirigente de la disciplina a nivel nacional. Si bien fueron innumerables las frases y postales que dejó el torneo disputado bajo el techo del Estadio Aldo Cantoni, todo podría resumirse en lo dicho por el jugador argentino Maximiliano Rescia luego de concluido el match decisivo: "El deporte es así, y hasta el final nunca sabes quién puede ganar. San Juan nos contagió una felicidad increíble. Si bien adentro no pudimos ganar, afuera, en las tribunas fuimos campeones del mundo". 0