La Municipalidad de la Capital anunció que antes de marzo volverá a funcionar el reloj del campanil que está en la Catedral, detenido desde el 2015.

Esto porque ya fue aprobado el proyecto de recuperación del histórico reloj, que consistirá en colocar un nuevo mecanismo con un costo de $100.000. A su vez, también avanzan con los cambios que va a tener el ascensor para que pueda contar con la habilitación correspondiente y de esta manera volver a ostentar uno de los sitios turísticos icónicos de la Capital.

El campanil está cerrado desde agosto de 2015, cuando terminó la concesión de un particular que lo administraba. Todo el lugar necesitaba de varios arreglos en general y, fundamentalmente, de una habilitación para el ascensor.

De origen alemán

El reloj del campanil fue adquirido en 1961 a la firma alemana Wlund Ems, junto a un carrilón eléctrico acústico de 23 tonos, un teclado y altoparlantes de 20 watts cada uno. Cuando funcionaba, generaba un sonido cada ciertos minutos, además de que antes podía sonar el himno nacional o el Ángelus.

Es que se trata de un montacargas y no es seguro para trasladar personas.

Además, requería de pintura en general, mejorar el sistema de instalación eléctrica y recuperar la parte superior, afectada por el vandalismo.

En agosto de 2016, la Iglesia Catedral y la Municipalidad de la Capital firmaron un convenio: la municipalidad afrontará los arreglos necesarios y la Iglesia cederá los espacios y horarios para que la cripta y el campanil puedan ser parte de un circuito turístico.

 

 

 



En ese plan de trabajo, Capital está a un paso de poder hacer funcionar nuevamente el reloj. Para eso, varios especialistas, incluso fuera de San Juan, llegaron al campanil para analizar el mecanismo.

De a pasos

Desde que se realizó el convenio entre la Municipalidad y la Catedral, fueron avanzando por partes. Lo primero que recuperaron fue la cripta, en el subsuelo del templo, que ya conforma parte del circuito turístico del Bicentenario. Y volvió la iluminación externa del campanil.
 


De acuerdo a las propuestas presentadas, la Municipalidad optó por cambiar el mecanismo original por otro con controladores electromecánicos y electrónicos, que ofrecerá operaciones y mantenimiento básicos, informó Federico Noguera, secretario de Planificación de la Capital.

El sistema viene integrado con audio, de ahí que tampoco usarán el carrillón. Tanto el mecanismo del reloj como el carrillón quedarán exhibidos en el campanil como parte de su patrimonio histórico.

“Estimamos que en los próximos días ya van a estar disponibles los fondos para el trabajo, por lo que inmediatamente los especialistas deberán empezar el montaje del nuevo mecanismo. Antes de marzo, el reloj deberá estar funcionando nuevamente”, señaló Noguera.

POR PASOS

Tras solucionar lo del reloj, ahora avanzan con la recuperación del ascensor. “Es un montacargas que no está habilitado para subir y bajar personas. Su funcionamiento es perfecto, por lo que no vamos a reemplazarlo.

Pero los técnicos están analizando cómo acondicionarlo para que sea seguro”, informó Noguera. Lo que buscan es cambiar la puerta corrediza de varillas metálicas por otra que sea compacta. Si bien Noguera se mostró prudente con los tiempos de este trabajo, no descartó que pueda coincidir con los de la habilitación del reloj.

Mientras tanto, van a pintar todo el interior y recuperarán la iluminación, a la vez que le cambiarla la cara a la parte más alta, con reemplazo de rejas y nueva pintura, pues actualmente está lleno de grafitis.