Estreno. Desde abril trabajan en esta propuesta los 13 integrantes del Centro Vida Nueva, que tendrá su estreno oficial mañana, a las 10,30.

 

En la esquina Suroeste de General Paz y Estados Unidos, el olor a pintura indica que las 13 obras son nuevas. Los colores tienen todavía ese particular brillo en las paredes que delimitan el Colegio Aleluya y se convierten en un atractivo especial e inesperado para los ocasionales transeúntes. Pero eso no es todo. También hay un mensaje, reflejado desde lo artístico, que recuerda el derecho a la autodeterminación de las personas con discapacidad intelectual.


Estros murales se tratan de la última propuesta del proyecto Arte Inclusivo, en la que participaron 13 concurrentes del centro educativo para adultos con discapacidad Vida Nueva, dependiente del colegio, y una de sus coordinadoras, Nadia Bula, contó que la temática se centró exclusivamente en ese aspecto para recordar que “todas las decisiones que tomamos las personas consideradas ‘sin discapacidad’, podemos hacerlas porque se nos va permitiendo progresivamente profundizar ese ejercicio. Pero en el caso de las personas con discapacidad eso no es lo más frecuente, sino que van decidiendo por ellos, y por eso es que les cuesta más aún poder decidir. Cuando ese círculo se rompe y van poco a poco ejercitando elecciones, fortalecen su autoestima. Y las cosas que surgen a partir de eso son increíbles y transformadoras”.


‘Arte Inclusivo’ nació en 2011 y el año pasado encaró su primera experiencia en muralismo, reflejada en la Escuela ‘Papa Francisco’ de Caucete. En aquel acto de presentación comenzó a gestarse la idea de realizar estas obras, que tendrán mañana a las 10,30 su acto inaugural.


Para llegar a este estreno titulado ‘Murales en Puente’ a principio de año hubo una convocatoria de voluntarios y los 10 cupos se completaron sin problemas, quienes junto a los 13 concurrentes del centro y los 3 coordinadores del proyecto empezaron a bosquejar los bocetos en abril en el Museo Provincial de Bellas Artes Franklin Rawson.

Los autores

El trabajo se desarrolló con total dedicación por parte de los alumnos de Aleluya. Fueron en total unas 26 personas las que conformaron el grupo. Los orientadores fueron Natalia Maggio, Nadia Bula y Maximiliano Amaya. Ellos dirigieron a los alumnos en la tarea de expresar su creatividad. 

“Fue un proceso de creación colectiva. Comenzamos a trabajar en grupos en la definición de los bocetos. Algunos se trasladaron bastante fiel y a otros, se les tomó una parte y luego trabajaron directamente en la pared”, sintetizó Nadia, quien se mostró más que contenta con la propuesta porque “todos nos quedamos enganchados y con ganas de seguir haciendo cosas” y especialmente con el proceso: “El derecho a tomar las propias decisiones en base a las propias necesidades y deseos internos impacta en la persona de manera profunda y aumenta su participación en cada ámbito dónde se desarrolla”, aseguró.