De festejo. Todo el vecindario salió a la calle para pasar un día diferente. Lo hicieron con los chicos que organizaron la actividad solidaria.

 

El buen clima fue el marco perfecto para que las cinco horas de solidaridad tuvieran el mejor de los resultados. Así fue que ayer, un grupo de alumnos de último año de la EPET 2, coordinados por Sociedad Cultural Constancia y Acción, hizo que los vecinos de la Villa San Justo pasaran una jornada diferente.

Lo que se buscó ayer es incentivar a la gente a que done un poco de su tiempo para realizar distinta tareas solidarias. Así fue que llegaron a este paraje de La Bebida y luego de compartir un almuerzo, comenzaron a festejar. Además de los juegos y las actividades recreativas, se montó en el lugar distintos stands para asistir a la gente.

La idea no sólo fue llevar donaciones. También se hizo asesoramiento previsional, actividades sanitarias preventivas y hasta hubo asesoramiento legar.

El broche de oro fue un gran chocolate, acompañado por una kermes que hizo que los vecinos pasaran una jornada diferente.