La Municipalidad de la Capital comenzó a trabajar en la semaforización de la ciudad hace unos meses. En este sentido, ahora planean implementar un sistema para que los vehículos de emergencia puedan cambiar los semáforos cuando se dirigen a un operativo, para evitar accidentes por la velocidad. De esta forma la avenida de Libertador se convertirá en el primer Corredor de Emergencia de San Juan. Esto, gracias a un sistema que va conectado en las ambulancias, patrulleros y autobombas (u otros vehículos de Bomberos) y en los semáforos que hay desde Hipólito Yrigoyen hasta Rawson; y que permiten que a través de una señal inalámbrica se cambie la luz del semáforo. "Estamos trabajando para implementar el sistema que se llama zig bee. Esto permitirá que los vehículos de emergencia puedan generar una onda verde más rápida y puedan solucionar muchas emergencias", explicó el intendente de la Capital, Franco Aranda. Para que este Corredor de Emergencias funcione normalmente, desde municipio dijeron además que colocarán cartelería y que informarán a la comunidad, pues significará un gran cambio en el tránsito de la provincia. Esto, porque el sistema es inédito en San Juan.

Si bien aún no tienen plazos definidos para la ejecución de este plan y aún no reciben el presupuesto de los dispositivos Aranda dijo que la idea es aplicarlo lo antes posible. "En un primer momento lo colocaremos en avenida Libertador y queremos ver si posteriormente se puede hacer también en General Paz. En esta calle sería ideal porque desemboca justo en el hospital Rawson", agregó el funcionario y explicó que trabajarán junto al Ministerio de Gobierno para la colocación de los dispositivos en los vehículos de emergencia, que pertenecen a esta cartera.

Según explicaron desde la Municipalidad el sistema permite abrir camino y que las emergencias puedan ser atendidas lo más rápido posible; y además brinda seguridad para el resto de los automovilistas que circulan por la avenida o por las calles que a cruzan la Libertador.

Para el funcionamiento se colocará un dispositivo en la parte superior del parabrisas de los vehículos de emergencia. Este dispositivo dispara una señal (cuando se enciende la sirena) que es receptada por el dispositivo del semáforo (ver infografía). Al recibir esa señal lo coloca en estado de emergencia, esto significa que la luz verde permanece encendida mientras que la amarilla entra en intermitencia. Mientras que para los vehículos situados en el cruce el semáforo permanece en rojo. La señal que emite el vehículo de emergencia es captada entre 80 y 150 metros antes de la esquina y ahí se produce el cambio del semáforo, para brindar seguridad a todos los automovilistas. En este sentido, desde el municipio explicaron que cuando el semáforo queda en estado de emergencia los únicos que pueden transitar serán las ambulancias, patrulleros y autobombas; y que transcurridos cinco segundos del evento y de no captar presencia de otro vehículo de emergencia, el semáforo de la intersección continuará en funcionamiento normal.