Otro caso alarmante. El año pasado, en 9 de Julio, una mujer fue intimada judicialmente para que enviara a sus hijos a la escuela. Ahora los chicos están escolarizados.

Hace un mes el estremecedor caso de 6 hermanos de 9 de Julio que fueron hallados en estado de desnutrición e inmersos en una pobreza extrema alertó a las autoridades de la provincia. Ayer, el director de la Niñez Marcelo Bartolomé comentó el avance de este caso. Dijo que los chicos se encuentran estables, que mejoran día a día y que volvieron a la casa de sus padres. "Estamos ante un caso con muchas necesidades materiales, pero eso no significa que tengamos que quitarles los hijos", dijo el funcionario y comentó que se está realizando un abordaje muy grande con el área social de la Municipalidad de 9 de Julio, la Dirección de la Niñez y el Ministerio de Salud. Los chicos están escolarizados y su papá comenzó a hacer changas. En este caso además interviene el Juzgado de Paz del departamento. Esta institución intervino el año pasado en un caso de pobreza extrema en el que la madre no enviaba a sus hijos a la escuela y no realizaba los controles médicos necesarios (foto). La intervención permitió que los chicos actualmente estén escolarizados y reciban atención sanitaria.

El caso de los 6 hermanos de 9 de Julio (de entre 6 y 22 años) salió a la luz hace un mes tras una denuncia anónima. El caso fue tan extremo que la menor de las hermanas quedó internada en el Hospital Rawson por una extraordinaria pediculosis. Es que la niña se había rascado tanto que no sólo se lastimó sino que quedó afectada de miasis, una enfermedad parasitaria ocasionada por larvas de mosca. Actualmente, según Bartolomé los chicos están en buenas condiciones de salud a nivel general, sin embargo siguen siendo analizados por distintos especialistas, sobre todo los hermanos más grandes. "Se está haciendo un trabajo muy fuerte con Salud porque hay una presunción de discapacidad de varios niños, pero que no está diagnosticada. Entonces, se está avanzando en distintas evaluaciones para ver cómo se sigue con el tratamiento neurológico de los chicos", explicó Bartolomé y aseguró que los 6 hermanos ya no presentan signos de desnutrición, ni otras infecciones que fueron halladas en el momento que se detectó el caso. Por otra parte, dijo que se está trabajando con la creación de hábitos de convivencia saludable. "Por ejemplo, son chicos que nunca tuvieron sábanas y que por consecuencia no saben lo que es tender la cama. Es un caso de muchas necesidades y estamos acompañando", agregó y explicó que la extrema pobreza no fue obstáculo para que los chicos volvieran a la casa con su familia.