Imponente. El mural en honor al general San Martín que hicieron en la Escuela Batalla de Maipú, en Calingasta, ocupa toda una de las paredes de ingreso del edificio escolar. 

En la Escuela Batalla de Maipú, de la localidad de Tamberías en Calingasta, recurrieron a la creatividad para rendirle homenaje al general San Martín. Hicieron diferentes obras artísticas y artesanales, basadas en algunas ideas del prócer, con las que lograron cambiarle la fisonomía al edificio escolar. Entre ellas se destaca un mural gigante y llamativo que muestra a San Martín ideando la gesta y que instalaron en la pared de ingreso a la institución. La inauguración de estos trabajos se realizó esta semana y para cerrar las actividades que desarrollaron durante todo el año en honor al Libertador.

La consigna propuesta fue clara: plasmar en cada sector de la escuela una idea y valor del general. Lo que no resultó tan sencillo fue la puesta en práctica del proyecto que involucró varias horas de trabajo y la colaboración de toda la comunidad educativa. "Desde principios de año trabajamos con los alumnos de todos los grados sobre la vida de San Martín, haciendo mucho hincapié en sus ideas y valores. Por eso surgió la idea de plasmarlos con obras para cerrar las actividades en su honor. Recurrimos al arte y al trabajo artesanal para lograrlo", dijo Noemí Araya, directora de la institución.

Descripción. En algunas de las obras se incluyó una breve descripción sobre su relación con San Martín.

En el estudio de la vida del general, los chicos descubrieron que al prócer le gustaba tocar la guitarra en los momentos de descanso y que era defensor del cuidado y respeto por la naturaleza. Para plasmar la primera de estas características, crearon una guitarra de barro cocido que instalaron en uno de los patios internos de la escuela. Para la segunda, crearon un espacio de recreación con bancos construidos con elementos reciclados como pallets y troncos de árboles. Este sector se parquizó también de manera artesanal con macetas fabricadas con cajones de madera donde se colocaron plantines, tarea a cargo de los padres que ayudaron desinteresadamente.

Pero la colaboración más destacada fue la de Sebastián Araya, un artista oriundo del lugar, quien hizo un mural gigante en MDF que se instaló al frente del edificio escolar. La obra tiene 4 metros de altura por 10 de ancho y muestra a San Martín ideando la gesta libertadora.

Ecológico. El espacio recreativo muestra el reciclado de materiales para fomentar el amor por la naturaleza. 


Fines turísticos

Noemí Araya, directora de la Escuela Batalla de Maipú, dijo que el mural de San Martín se instaló en el frente del edificio escolar para que la gente, especialmente los turistas, se tomen una foto con esta imagen de fondo.