La vuelta. Ni bien se recuperó de la cirugía de corazón, Facundo Cordero volvió a tocar el bombo y a bailar folclore. También retomó la práctica de patinaje artístico.

 

Con apenas 5 años comenzó a bailar folclore, una pasión que mantiene hasta el día de hoy y que le salvó la vida. Facundo Cordero, el chico Down que emocionó a Tinelli, tuvo que ser operado de urgencia el año pasado tras padecer un mal coronario congénito. El médico que lo operó dijo que la buena condición física que adquirió con el baile fue fundamental para llegar a tiempo al quirófano y superar la intervención quirúrgica con éxito. La historia de Facundo salió a la luz luego de que el conductor de Showmatch comentara y compartiera en su cuenta de Facebook un video en el que se lo ve bailando malambo. El conductor comentó "¡Me muero! ¡Qué genio por favor!!!".

A Facundo no le gusta estudiar ni tampoco el fútbol. No tiene grandes pretensiones para su futuro, ya que sólo sueña con poder subir a un gran escenario y demostrar su pasión por el baile folclórico ante miles de personas. Todos los días ensaya sin descanso por si algún día su sueño se hace realidad. Desde los 5 años va a una academia. Empezó para aprender a tocar el bombo, pero al poco tiempo también comenzó a tomar clases de baile. Desde entonces, no paró de bailar. Sólo lo hizo una vez. Fue cuando estuvo en riesgo de muerte. "Facu tiene clase en la academia de folclore una vez a la semana, pero practica todos los días. Se encierra en su dormitorio, donde le instalé un televisor, y sintoniza un canal donde pasan videos de danzas folclóricas. Y ahí se queda por horas. Por eso me preocupé cuando un día no bailó porque se sentía cansado y sin ánimo. Fue el año pasado, cuando descubrimos que tenía un mal coronario congénito grave. La válvula mitral de su corazón estaba casi deshecha y lo tenían que operar de urgencia", dijo Silvia Carracedo, su mamá.

Tras el diagnóstico, Silvia llevó a Facundo a una clínica privada en Buenos Aires para que lo operaran. Durante todo el viaje, el chico escucho folclore. Y, agitó el pañuelo por el aire, imaginando que estaba bailando una chacarera, su danza favorita.

La primera consulta con el especialista no fue muy alentadora, ya que confirmó el diagnóstico y el mal estado de la válvula coronaria y la necesidad de una operación de urgencia. Pero, el ánimo de Facundo no decayó. "El me decía toda va a estar bien mamá y me daba aliento a cada rato. Creo que su optimismo también influyó para su recuperación", dijo Silvia.

 

"Facundo es la luz de mi vida y jamás lo hubiera abortado por ser Down"

SILVIA CARRACEDO - Madre de Facundo Cordero


La operación duró 4 horas y resultó un éxito, pese a los riesgos. Todo gracias a las consecuencias positivas de tanto baile. "El médico me dijo que gracias al baile Facu tenía una muy buena condición física que lo ayudó a llegar a tiempo al quirófano y a superar la operación. A partir de ahí, menos quiso dejar de bailar o abandonar sus otras actividades", sostuvo la mujer.

Facundo también toca la batería y hace patinaje artístico. Se consagró Campeón Argentino en esta disciplina.