En acción. Alumnos del Polivalente se instalaron en el predio para poder realizar sus creaciones. La tarea les llevó varias horas.

Celestes, verdes, naranjas, amarillos. Una amplia gama de colores bien fuertes es lo que resalta a simple vista. Al acercarse se puede observar distintas figuras que van desde animales hasta diseños de vegetación autóctona. Los murales son tan llamativos que le cambiaron completamente la cara al Parque de la Biodiversidad que acaba de estrenar un laboratorio. Los artistas responsables de estas obras son alumnos del Centro Polivalente de Artes. A cambio, desde el Parque plantarán en la escuela árboles autóctonos.

La tarea de intercambio de actividades comenzó hace algunos meses y ayer ya comenzaron a verse los frutos. El Parque está colorido y a la espera de gente que vaya a visitarlo ya que dentro de poco quedarán habilitadas las visitas al lugar para todo público. Todo esto se realiza en el marco de un proyecto en conjunto, que tiene como objetivo promover los cuidados ambientales. La iniciativa surgió luego de una visita que hicieron los alumnos del Club Ambiental de esa escuela al parque que está en Rivadavia.

Llamativos. Los murales de los piletones tienen una base de color celeste bien fuerte, por lo que son muy llamativos.
Hasta lo nuevo. Usando el verde de base, también se animaron a realizar más murales en las paredes del laboratorio.

La intervención artística que están realizando, además de incluir la realización de murales en los piletones, el vivero y el laboratorio que acaban de inaugurar, prevé la construcción de fichas técnicas realizadas con cerámica y arcilla que las colocarán en los árboles del parque. Para la nueva cartelería trabajarán con una técnica que no se deteriore con los efectos climáticos del sol, lluvia y vientos que enfrentan los carteles a la intemperie en este lugar. Los alumnos pertenecen a cuarto, quinto y sexto año de la especialidad de Artes Visuales del Centro Polivalente de Arte.

El equipo de artistas desembarcó en el Parque de la Biodiversidad con todos los materiales para darle color y más vida al establecimiento. Luciendo mamelucos blancos para trabajar más cómodos con las distintas pinturas, se dispusieron a diseñar los murales que incluyen principalmente especies acuáticas. Esto es lo que hicieron en los piletones y en el reservorio. Pero además le pusieron mucho color al sector del vivero y del laboratorio. Lo que se viene es la confección de la cartelería.