Atentos. Los alumnos de las diferentes escuelas que participaron del encuentro intergeneracional escucharon atentos los consejos de los abuelos superhéroes.

"Gracias por venir a visitarnos y hacernos un poco más felices", fue la oración con la que se inició sin querer un proceso de toma de conciencia. La dijo uno de los abuelos que representaron superhéroes en la obra "La liga de la Justicia" y que se emocionó ante el aplauso de los cientos de chicos que asistieron al lugar para vivir una jornada intergeneracional y que aprendieron una lección: que tienen que valorar a sus abuelos. Fueron los alumnos de diferentes escuelas primarias y secundarias que compartieron el día con los adultos mayores de la Residencia Eva Duarte, con quienes dejaron inaugurado el Jardín del Encuentro. Esta actividad fue en el marco del Programa Nutrición en Vivo, que dirige Olga Álvarez de Manzano, para inculcar sanos hábitos de alimentación.

Un mimo. Los alumnos les entregaron rosas sin espinas a los abuelos de la Residencia Eva Duarte como una demostración de afecto.


Cuando la abuela que hizo de Supermamá dijo que su poder eran los abrazos descongelantes y que cada vez que abrazaba a un niño imaginaba que era su nieto al que no ve desde hace más de 10 años, Leandro López no pudo contener el impulso. Tomó una rosa para entregarle a esta heroína de 70 años luego de darle un fuerte abrazo. "Es la primera vez que visito este hogar y al ver a los abuelos tan necesitados de cariño me puse a pensar en mi abuelo y en que tengo que pasar más tiempo con él para compartir buenos momentos. Los abuelos no se merecen que sus seres queridos les den la espalda", dijo este alumno de 6to año del Colegio Froilán Ferrero, de Pocito.

Por su parte, Yuliana Colpas, su compañera, sostuvo que la conmovió ver las "pilas" que le ponen a la vida los residentes del exhogar y cómo se ponen felices con sólo un beso o un abrazo. "A veces pensamos que nuestros abuelos no nos entienden porque hablamos un lenguaje distinto o porque tenemos gustos muy diferentes. Pero nada es excusa para dejar un rato el celular y dedicar ese tiempo para charlar con ellos. Con muy poco podemos hacerlos muy felices", dijo la chica.

Tras finalizar la Liga de la Justicia, donde los superhéroes luchan contra las consecuencias de la vejez como la soledad y la depresión, llegó otro de los momentos emotivos. Fue la inauguración del Jardín del Encuentro con los 50 rosales que plantaron los abuelos de la residencia junto con los alumnos de las diferentes escuelas, y cuyo fin es simbolizar el abrazo entre ambas generaciones y fortalecer la convivencia. La jornada finalizó con chicos y abuelos compartiendo una merienda saludable.


 

Abrazo. Muchos de los alumnos que participaron del encuentro de ayer se acercaron a Supermamá para recibir un abrazo descongelante.
El jardinero. José Sosa tiene 67 años y hace 8 meses que vive en la residencia. Es jardinero y por eso fue designado guardián del rosedal.

Asistentes

600

alumnos primarios y secundarios participaron del encuentro intergeneracional.

Protagonistas

BRUNO ABALLAY - Alumno de 6to año

"Es la primera vez que visito la Residencia Eva Duarte de Perón y me emocionó ver la buena vibra que tienen los abuelos a pesar de que sus familias los abandonaron. Ningún abuelo debería pasar por esta tristeza".

LEANDRO LÓPEZ - Alumno de 6to año

"Fue muy lindo compartir el día con los abuelos que nos hicieron sentir como sus nietos. La pasamos muy bien y aprendimos que la diferencia de edad no impide querer y respetar al otro. Esto me hizo querer más a mi abuelo".

YULIANA COLPAS - Alumna de 6to año

"Pensé mucho en mi abuela cuando vi a las señoras de la Residencia pidiéndonos que volvamos a visitarlas. Me dio tristeza pensar que mi abuela tuviera que pasar por esta situación tan dolorosa. Yo no lo permitiría".