En los últimos días los bancos con sucursales en la provincia reportan un crecimiento de las consultas y un avance en las contrataciones de las cajas de seguridad, al punto que en una entidad dijeron que el lunes se agota la disponibilidad y en otras ya hablan de listas de espera. La razón no es otra que el temor de los ahorristas a perder su dinero por las restricciones cambiarias que dispuso el Gobierno nacional. Y como nadie quiere perder sus fondos recurren a este sistema, sobre todo los poseedores de dólares, según dijeron fuentes del sector. Según las consultas realizadas, a principios de año la contratación de una caja de seguridad costaba desde los 784 pesos mensuales, más IVA, pero ahora los valores no descienden de los 1.000 pesos, es decir que el incremento alcanza al 27%. En la página web de cualquier entidad financiera figuran los montos. Claro que en cualquier caso, para acceder al beneficio, hay que ser cliente, es decir poseer caja de ahorro o cuenta corriente o haber contratado servicios, por ejemplo una tarjeta de crédito.

En el Banco Nación, por ejemplo, además de ser cliente de la entidad, como por ejemplo poseer una caja de ahorro, entre los requisitos para contratar una caja de seguridad figuran la fotocopia del DNI y constancia de CUIL, según dio a conocer Ariel Moya, responsable de Operaciones de la sucursal en San Juan del banco. Para una caja chica el costo mensual parte desde los 1.000 pesos, y para una mediana hay que pensar en los 1.700 pesos, en todos los casos a los valores hay que agregarles el IVA. El directivo dijo que para el lunes iban a agotar el cupo de cajas disponibles. En San Juan no todos los bancos poseen cajas de seguridad. Según un relevamiento, cuentan con el servicio el ICBC, San Juan, HSBC, Galicia, Santander y Patagonia, y el ya mencionado Nación. La razón, según las consultas efectuadas, es que no todas las entidades cuentan con lugar físico disponibles, además de que exigen medidas de seguridad extremas para evitar robos. En una caja se puede depositar desde dinero, hasta joyas, documentos o cualquier otro tipo de bien. Las limitaciones que haya sobre los objetos que se pueden o no depositar figuran en el contrato que se firma entre el cliente y la entidad crediticia. Por ejemplo, sustancias peligrosas, nocivas o de comercialización prohibida quedan totalmente excluidas. Para hablar de otros importes se puede mencionar que en el Galicia el costo parte desde los 4.900 pesos trimestrales, mientras que en el Patagonia, dependiendo de las dimensiones de la caja, los montos oscilan entre los 2.500 a los 4.000 pesos. En el HSBC el costo parte desde los 6.910 pesos trimestrales y el el caso del ICBC el servicio se inicia desde los 20.000 pesos al año. En el caso del Banco San Juan el costo mensual parte desde los 3.400 pesos y el servicio es sólo para clientes de la entidad con antigüedad en esa condiciones. En la institución informaron que quedaban muy pocas cajas de seguridad disponibles. El contenido de una caja de seguridad es estrictamente confidencial, es decir que el cliente no tiene que declararlo y nadie tiene que saber el contenido. Esta confidencialidad es una de las características más particulares de este servicio, ya que la entidad tiene total desconocimiento de lo que hay en su interior. Por eso es que el titular de la caja es el que responde sobre los objetos allí depositados, que deben ser lícitos y no perjudiciales. No obstante, hay que saber que la caja puede ser abierta mediante una orden judicial. De acuerdo con los datos del Banco Central, a fines del año pasado había 175.000 millones de dólares en el "colchón", es decir, por fuera del sistema, en los hogares o en alguna de las 24.000 cajas de seguridad que se calcula que hay en la Argentina. En San Juan no fue posible obtener la cifra de las cajas disponible porque las entidades son reticentes a dar los números.

Bancos con el servicio

 son las entidades crediticias que poseen cajas de seguridad en la provincia de San Juan. No todas tienen espacio físico para instalarlas.

  • Inusual corrida

Según un informe publicado por este diario, los ahorristas sanjuaninos también tuvieron incertidumbre y desconfianza ante las últimas restricciones cambiarias que dispuso el Gobierno nacional y por ese motivo se apuraron en ir a sacar los dólares de los bancos. Contribuyó a esa situación la ola de rumores que los bancos consideraron "infundados", acerca de supuestos feriados bancarios y pesificación de ahorros. En los bancos confirmaron que los retiros fueron principalmente del público minorista, es decir, personas físicas que tienen ahorros en moneda extranjera. En cambio las empresas que desde hace tiempo vienen recurriendo a instrumentos financieros dolarizados que requieren de mayor especialización, no registraron muchos movimientos. Toda esa movida se tranquilizó cuando el fantasma del corralito se desinfló a raíz de que las entidades financieras empezaron a permitir las transferencias en dólares.