Convocante. El Safari tras las Sierras es la carrera local más convocante y en Valle Fértil genera un gran movimiento turístico. También beneficia al comercio departamental.

 

Otra vez, el Safari tras las Sierras se vio envuelto en polémica. La tradicional carrera de automovilismo de Valle Fértil y que este año pretende celebrar sus 25 ediciones corre riesgo de no realizarse, cuando restan menos de dos semanas para su largada. Es que la Secretaría de Estado de Ambiente no aprobó las tres alternativas de circuitos que presentó la organización y por ende no dio la habilitación, por lo que la Agrupación Pilotos Vallistos (Apiva) anunció que evalúa ir a la Justicia y solicitar un recurso de amparo que les permita concretar la prueba, prevista para el 18 y 19 de febrero.


No es la primera vez que el Safari tras las Sierras tiene problemas para conseguir el permiso ambiental. En 2015, la organización tuvo que superar incluso hasta a una audiencia pública y en 2014 directamente no se hizo. Ahora, como están dadas las circunstancias, la carrera no tiene el aval para ser disputada. “De momento, los tres circuitos presentados no han sido aprobados por no cumplir los requisitos adecuados, sobre todo los vinculados a pasadas de ríos o a recorrer campos de privados, por ejemplo”, señaló Alejandra Cano, subsecretaria de Conservación y Áreas Protegidas de la provincia.


Los circuitos que no fueron aprobados fueron tres y aunque ninguno incluye el paso por La Majadita, uno de los puntos en conflictos en años anteriores, ahora aparentemente la mayor dificultad que atraviesa la organización es un sector de la zona conocida como Los Morteritos, en los que un particular tiene un campo. 
Quito Vega, uno de los históricos organizadores del Safari y responsable de Apiva, señaló que casi todos los caminos que integran los recorridos propuestos son comunales o mineros. “Nosotros nos hemos basado en lo que Ambiente nos propuso, pero así y todos nos rechazaron la autorización. Tenemos un aval con más de 2.000 firmas que apoyan la carrera, pero ellos escuchan a cinco ambientalistas que compraron campos en Valle Fértil. Por eso estamos evaluando ir a la Justicia y pedir un recurso de amparo para que nos dejen correr”, señaló Vega.


Si bien Valle Fértil presenta un área protegida muy extensa, este tipo de eventos están permitidos en sectores determinados. 
 

Cronología

Protección

2004 Un grupo de propietarios de tierras pidió la protección del paisaje natural. Pese al reclamo, Apiva logró que les autorizan la prueba.

Por turismo

2009 Ambiente anunció que la carrera afectaba al área protegida. La presión de prestadores turísticos y comerciantes vallistos destrabó la situación.

Lapidario

2013 Las críticas a Apiva fueron duras sobre la basura o desechos. Ambiente determinó que hubo contaminación por aceites o materia fecal en el río. 

Con audiencia

2015 Recién tras cambiar el recorrido, presentar un plan de trabajo ambiental y superar una audiencia pública lograron el permiso para correr.