El espectáculo. La actividad fue organizada por la Dirección del Adulto Mayor. Actuó el coro y el elenco teatral de los talleres. El público estuvo compuesto por alumnos de 3er y 4to grado de las escuelas capitalinas.


 

Un poco tímidos al principio, pero como un torbellino después, cientos de chicos pudieron cantar aquellas rondas que les enseñaron sus abuelos. Luego, las risas coparon el lugar cuando los entrañables personajes del Chavo del Ocho subieron al escenario. Pero los actores tenían un condimento especial. Eran los abuelos que integran el taller de teatro que se dicta a través de la Dirección del Adulto Mayor. Así, entre melodías tradicionales interpretadas por el coro de esa misma dirección, y el disfrute de ver a los legendarios personajes de la vecindad mexicana, alumnos de entre 8 y 9 años festejaron ayer el Día del Nieto que se conmemora el segundo domingo del mes de mayo de cada año. Esto sucedió en el Teatro Municipal, con entrada libre y gratuita.

Los elencos de teatro del coro de Adultos Mayores decidieron homenajear a estos niños y en su persona, a todos los nietos. Por eso primero interpretaron una serie de rondas infantiles tradicionales y luego se puso en escena la obra infantil "El Chavo en la escuela".

 

 

Fueron alumnos de 3er y 4to grado de escuelas de Capital los que participaron del festejo que comenzó a las 10. Lo que se buscó es fomentar la importancia del vínculo entre nietos y abuelos. Por eso, más de uno trajo a la memoria a su abuelo, cuando se cantó "Farolera", "Señora vaca", o "La gallina turuleca", que fue el tema más ovacionado por los niños.

Fue un público entusiasta que afirmó que lo mejor de ser nieto es que se puede jugar con los abuelos y aprender cosas que no salen en la televisión ni están en la computadora.

 

 

>>  Pal

abra de nieto

 

 

 

Los momentos especiales
Benjamín Arancibia, que va a tercer grado de la escuela Antonio Torres, contó que lo mejor de ser nieto es que con sus abuelos puede hacer cosas especiales. El chico dijo que su Tata es único, porque a veces le compra cosas que sus papás no. "Me encanta ser su nieto. No lo cambio por ningún otro abuelo", dijo.

 

 


Hasta el deporte
Entusiasmado llegó ayer al teatro Genaro Gangitano, otro nene de 8 años que va a la escuela Antonio Torres. Y ante la consulta de qué es lo mejor de ser nieto, el niño respondió que lo que más le gusta es jugar al básquet con su abuelo Ramón. Pero no quiso dejar de lado a su abuela Gila, a la que también recordó.

 

 


Los paseos
A la hora de confesar qué es lo mejor de ser nieta, Guadalupe Vega, que tiene 8 años, no dudó en afirmar que son los momentos que comparte con sus abuelos cuando la llevan de paseo. Para ella, Ana y Diego son como esos héroes que aparecen en el momento justo para salir a pasear.