Trastorno. La mayoría de los chicos encuestados sobre el uso de la redes sociales dijo que siente angustia si no están conectados a Internet por un par de horas.

 

 

Que el uso indiscriminado de Internet y de la tecnología que termina generando una conducta adictiva no es una novedad. Lo novedoso es que ya hay quienes consultan a los especialistas para salir de esta adicción. Lo dijo Raúl Ontiveros, al frente de la Dirección de Abordaje Integral de las Adicciones, quien agregó que aún en la provincia no hay datos precisos de cuántas personas son víctimas de este trastorno, pero destacó la importancia de que la gente se anime a buscar ayuda.

Ontiveros explicó que las consultas se comenzaron a recibir desde el año pasado en algunas de las Unidades Municipales en Asistencia en Adicciones (UMAA) y que tuvieron como protagonistas tanto a menores como a personas adultas. "Como todas las adicciones, las tecnológicas tampoco hacen distinción de edad, sexo o condición social. Hemos registrados diferentes casos, pero siempre nos alarma mucho más cuando se trata de niños. Hemos visto a niños menores de 10 años que pasan una gran cantidad de horas jugando online", dijo.

El funcionario recordó el caso de un chico de 12 años que se desmayó sobre el teclado de la computadora en un ciber. Llevaba 10 horas en el lugar jugando en red y sin siquiera comer algo. "Una conducta se transforma en adictiva cuando uno la utiliza para tapar una carencia o trauma, y cuando se desborda. Es decir, por la necesidad de pasar horas en las redes sociales se llega tarde al trabajo, se descuida a los hijos y hasta se deja de dormir o comer", agregó el especialista. La opinión de Ontiveros coincide con una encuesta que realizó el IOPPS para DIARIO DE CUYO. 

Entre los casos recibidos hasta ahora también hubo chicos de entre 8 y 9 años que se acuestan a altas horas de la madrugada por jugar on line. La consecuencia del desvelo es que al otro día tienen un bajo rendimiento en la escuela. "En estos casos hay un riesgo doble porque si el niño no presta atención en clase y está desganado la maestra sospecha que tiene déficit de atención y lo deriva al especialista y el chico termina empastillado. Hay un informe que dice que para que el niño concilie el sueño normalmente y descanse lo necesario debe desconectarse de cualquier aparato tecnológico con pantalla dos horas antes de ir a la cama", dijo Ontiveros.

El especialista también destacó el rol de los padres como posible causa de esta adicción en los niños. Dijo que algunos, por comodidad, le facilitan a los chicos el uso del celular o la tablet en forma indiscriminada y a cualquier hora del día para "mantenerlos entretenidos" y transformando estos aparatos tecnológicos en "chupetes electrónicos".