Luego de varios encuentros entre autoridades de las carteras de Producción de ambas provincias y el sector privado, la cifra se oficializó el martes en un viaje a Mendoza del ministro de Producción, Trabajo e Innovación de San Juan, Gustavo Fernández.

Tras varias negociaciones, ambas provincias cuyanas lograron arribar a un acuerdo en cuanto a la pauta diversificadora. El acuerdo fija destinar un 17% de vino a mosto y a otros subproductos, como pasas, fruta en fresco, exportaciones a futuro y todo producto vínico establecido en el acuerdo de diversificación

La Ley, por la que se rigen ambas provincias, busca mantener un equilibrio en los stocks vínicos: la postura de Mendoza, tras conocerse el pronóstico de cosecha del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) con un incremento de 28% en promedio para esa provincia y del 24% a nivel nacional, era exigir un porcentaje para no afectar los precios pagados al productor.

Acerca de lo acordado, el titular de Producción, Trabajo e Innovación de San Juan, Gustavo Fernández, resaltó: "Por la estructura que tiene la industria en nuestra provincia, naturalmente se diversifica un porcentaje mucho mayor al acordado, aunque indudablemente para nosotros es muy importante poder contar con un acuerdo porque envía una señal positiva al mercado al momento de tonificar los montos que reciben los productores". 

Fernández sobre si en su provincia se avanzará en un operativo de compra de uva como el que impulsó Mendoza para sostener los precios, explicó que "nosotros implementamos un sistema de créditos de cosecha y acarreo mixto. Una parte a través de nuestras agencias de fomento, que son casi mil millones de pesos, y la otra a través del banco de San Juan que es nuestro agente financiero, con otros 3 mil millones de pesos. En ambos casos las tasas son significativamente menores que la inflación proyectada y de esa manera ayudamos al sector a que la cosecha se pueda levantar sin mayores inconvenientes desde lo financiero".

La cosecha asistida conforma ya una práctica extendida en los parrales sanjuaninos, para ahorrar costos.

En tanto, el ministro mendocino Rodolfo Vargas Arizu, comentó: "Hemos logrado llegar a un acuerdo. Se destinará para todo lo que sea uso no vínico, un 17%, incluido exportación que será la gran salida que tenga la Argentina. Creemos que este sector va a crecer mucho en cuanto a exportaciones y estamos hablando de hacerlo en conjunto con créditos internacionales haciendo hincapié en aquellos países con los que tenemos acuerdos comerciales. Esto nos permitirá diferenciarnos".

Sobre este último punto, Vargas Arizu hizo referencia a la actualidad de Chile en cuanto a acuerdos comerciales: "El vecino país tiene acuerdos con todos los bloques, mientras que Argentina sólo con el Mercosur. Es allí donde debemos hacer un gran trabajo con cancillería".

"Estamos en los 5.5 meses de guarda, por lo que entendemos vamos a tener un equilibrio en los stocks vínicos, en un año complicado en la venta de mercado interno que no creo vaya a ser muy elástica, pero sí en la exportación", resaltó Vargas Arizu.

El ministro analizó, además, que "venimos de un 2023 muy complejo en cuanto a contingencias climáticas. Sin embargo, esta temporada viene por detrás en cuanto al promedio general en cuanto a caída de granizo. Hay que ver cómo influyen las últimas temperaturas registradas".


EL NÚMERO

24 es el porcentaje de aumento del pronóstico de cosecha en volumen de uva según las estimaciones del INV.