FINANCIACION: También la queja generalizada en estos días, es que bajó notoriamente el porcentaje que antes se financiaba. Y eso afecta el quehacer diario de quien se dedica a este rubro rural.

Analizamos como avanza la temporada de tomate para fábrica en nuestra provincia, uno de los sectores que más ha avanzado en la última década. Esto en cuanto a inversiones en tecnología de cultivos, incorporación de mejores variedades, riego por goteo, trasplantadoras, cosechadoras y una innovación integral marcada, respecto de otras actividades económicas regionales.


El ambiente esta caldeado, fue la respuesta mayoritaria a esta sección especializada en periodismo agropecuario, desde los agricultores, principalmente, y los sectores de servicios, asesoramientos y también las conserveras.


El factor número uno es el aumento de costos, que indican, y sin hilar fino en detalle, puede ser de un 60 a 70 %, y eso, los destruyó. Tanto en dólares como en pesos, todo subió y a esa gran variable negativa, sólo se puede luchar con otras dos fundamentales: cantidad y precio. Cantidad no hay este año, porque los rendimientos por hectárea bajaron por el factor climático: primavera algo fría, vientos Zondas luego y finalmente lluvias copiosas. También bajaron, porque hay productores que no tuvieron espalda económica para hacer un cultivo "con todo lo que necesita+ por el faltante de dinero circulante en el mercado. Sobre el precio, si se sabe que el tomate industria es commodity, no habrá grandes variables en su valor final, o de otra manera, nunca aumentará lo que corresponde, o lo que el chacarero espera.


Con varias fincas aún por cosechar, faltan los números finales para dar un análisis detallado de temporada. Pero se rumorea que habrá un antes y después de esta recolección. 

Puntos principales de análisis

Para un resumen de temporada, se consideró lo siguiente: 

RENDIMIENTO: Estimado aún, pero hay merma, de un 10 a 15 % en los tomates tempranos, por el clima, primavera variable, con temperaturas bajas y vientos tipo Zonda de 40 grados. Afectó a floración y cuaje. Están los rindes por debajo de lo normal, es tomate más chico, que no pesa. Hay falta de rotación en terrenos, y eso baja los kilos también. A 100 y 105 toneladas llegaron en promedio en la temporada pasada, ahora será menor a esos valores, en promedio.


SANIDAD: Hoy hay bacteriosis, algo inusual para nuestra provincia, por la alta humedad reinante de esta campaña, para colmo no hay tratamientos curativos, sino solo preventivos. También hongos como Alternaria spp se ven en frutos. Hay cuncunas (isocas) entre los insectos, arañuelas también. La bacteria ahora en hoja es Xhantomonas spp, por altas temperaturas, precipitaciones líquidas continuas y por los vientos. Si sigue lloviendo, la parte final de la temporada será complicada. 



CALIDAD: Ha bajado mucho, principalmente desde que comenzó a llover. Esto atrasó los programas de cosecha y la calidad final de frutos. Arrancó la temporada bien, con calidad hasta que comenzaron las lluvias, ahí se afectaron los cronogramas de las fábricas. Al no haber piso no se pudo entrar al campo como estaba pactado y se empezó a distorsionar todo lo organizado. Hay demoras, luego atoramiento de ingreso a las conserveras y eso lleva a pérdidas por frutos podridos.

COSECHA: Faltaron máquinas cosechadoras en esta campaña 2018/19. Tanto del sector privado, algunas que venían de una compañía de servicios agrícolas de Brasil y llegaron tarde en la fecha, como en las demás máquinas, de otros orígenes, hubo escasez. Eso llevó a perder mucho tomate.

CLIMA: Afectó, como dijimos antes, la primavera variable, los Zondas, y la incidencia mayor fueron las lluvias. Eso ha causado grandes mermas en los rendimientos de los cultivos.

COSTOS: Ha subido todo, sobre todo lo dolarizado, las cintas de riego, fertilizantes, agroquímicos, etc. Asimismo se adicionan los aumentos nacionales de la inflación: gas oil, energía, jornales, etc. Se puede estimar en un 60 a 70 % respecto del año pasado. Sin números finos, y en temporada de cosecha aún, esto limita mucho a los productores y su porvenir. Aseguran que sólo van a sobrevivir los eficientes, en costos, volumen y calidad. El tomate industria es un commodity, por ello se depende en el precio. Hay que tener escala, y bajar los costos fijos. El costo esta estimativamente en los $200.000 por hectárea, siempre dependiendo de equipamiento, maquinaria, insumos, etc. Cada productor tiene su costo, pero esa cifra es como para dar un valor.

PRECIO: Hoy no se conoce. Es "el tema" Como siempre. Los productores esperan $ 3 o más por kilo, pero no se sabe y eso agrega más incertidumbre a un sector que viene golpeado en esta temporada en particular. Existen algunos casos puntuales, de pocos productores que no están en contrato con ninguna fábrica y trabajan solos y al mejor postor; ellos han llegado a un obtener poco más de esos tres pesos, pero es muy poca gente.

COSECHADORAS faltaron en esta temporada. Un punto a solucionar.
ISOCAS atacaron de lleno. Apareció bacteriosis por humedad excesiva.

Cifras

60 a 70 % aumentó el costo por hectárea, respecto del año anterior.

200.000 pesos cuesta según los productores del sector hacer una hectárea.