Un punto para el Currículum. Los certificados de Cisco tienen aval internacional por lo que contar con ellos en un CV resulta un agregado extra para los estudiantes. En la foto, chicos jachalleros que asistieron a este programa.

Contribuir a mejorar la calidad de la educación técnica y escolar junto con aumentar las oportunidades para acceder a una educación superior o al mundo del trabajo; son los ejes de la contribución al sistema educacional de San Juan de la sociedad entre la gran minería y la educación. 

En agosto de 2017 la provincia a través de sus ministerios de Educación y Minería en conjunto con autoridades de la mina Veladero, firmaron un convenio de cooperación para la ejecución de programas destinados a apoyar el desarrollo educativo, principalmente entre las comunidades de Iglesia y Jáchal.

A casi un año de este convenio y según datos del Ministerio de Educación, acorde a las inscripciones y certificaciones otorgadas, cerca de 960 personas fueron y están siendo formadas mediante programas como: Cisco Networking, un sistema de capacitación en programación; Capacitación técnica a profesores, una tarea conjunta con el Colegio de Ingenieros para la bajada de la minería en el aula y Capacitaciones en oficios e informática; el aprovechamiento de las cuatro Aulas Móviles con las que consta la provincia, para la formación en instalaciones sanitarias, electricidad e informática. A ello se le suma la articulación que se hizo en Jáchal e Iglesia a través del Plan Fines para la culminación del secundario y a través del cual 100 personas entre ambas localidades, estudian para terminar esta etapa y mejorar sus condiciones de empleabilidad.

Asimismo y en el marco de este convenio, se realizó la compra de equipamiento para las Escuelas Técnicas de la provincia que entre otros insumos se consideró la tecnología necesaria para los laboratorios de minería de las escuelas locales que tengan la especialidad. También se consideró lo que se dio a llamar como “Prácticas profesionalizantes” que implica el desarrollo de diferentes actividades por parte de los alumnos de orientación técnica tendientes a resolver problemáticas dentro de cualquier ámbito del sector productivo.

Es que en esta sociedad entre el gobierno y la empresa minera con la educación como nexo, el objetivo es que no sólo se brinden herramientas que sirvan para la industria en sí, sino que sea la llave para la inserción laboral en diferentes ámbitos. La acción estratégica es generar empleo de calidad a partir de las capacitaciones en el ámbito educativo “La educación es brindar las herramientas de conocimiento. Mientras más conozcamos más provecho vamos a poder sacar para la comunidad y para cada persona en particular. La educación no es solo para la minería, es para la gente, es para la persona, lo que vos aprendas te queda para siempre. Eso podés aplicarlo en cualquier otra cosa o cualquier otro sector” resaltó Carlos González, director de educación secundaria técnica y formación profesional.

Un apartado especial es el del “Plan Fines” en cuanto al impacto que significa en la vida de una persona el poder culminar sus estudios secundarios, más aún cuando se trata de una empresa o de la esfera privada la que propicia la situación. “En el caso particular de Iglesia y Jáchal, el rango de edad de Fines está entre los 28 y 45 años y son fundamentalmente varones, porque es el requisito que necesitan para poder ingresar a trabajar en la mina, entonces es muy importante que haya sido la misma empresa la que los impulse a terminar porque muchos no lo hacen por prejuicio, porque sienten que son grandes y no terminaron de estudiar”, explicó Patricia Gutiérrez, directora del área de Educación de Adultos del Ministerio de Educación provincial y referente jurisdiccional de Fines.

De acuerdo a la fuente, entre ambos departamentos 100 personas continúan el cursado del plan y unas 300 se inscribieron para participar este año. Según adelantó Gutiérrez, también llega una propuesta ambiciosa: Las instalaciones de Minera Andina del Sol en Albardón se convertirán en aulas para sus trabajadores terminen el colegio secundario. “Es algo en lo que se está trabajando, la idea es que cuando los trabajadores bajen de la mina puedan utilizar las oficinas de Albardón, la empresa deberá articular cómo de acuerdo a sus jornada de trabajo, pero ya estamos terminando el convenio para concretarlo desde lo formal”, detalló Gutiérrez. De acuerdo a la funcionaria, ya hay unas 200 personas inscriptas y se irá aplicando por etapas. La diferencia será que el cursado será más intenso para que puedan hacerlo en dos años, en vez de tres que es como está planteado el plan.

La cifra

1.500 certificados del Plan Fines para la educación secundaria se otorgaron en toda la provincia.