Para Silvio Pastore y continuando con lo explicado en las páginas 4 y 5, "de los datos observados se concluye que los dos principales sistemas hídricos de la provincia atraviesan un periodo de mega sequía desde el año 2000, interrumpido por un corto periodo entre los años 2015-2016 -año ENSO Niño-". 

Y por ende el geocientífico señala al menos tres puntos claves de modo conclusivo:
*La capacidad de amortiguamiento alcanzado por la construcción de los embalses de agua está en su punto crítico.
*El uso del agua de riego en forma deficiente en San Juan es una constante.
* Se ha producido un deterioro de la red de canales y drenes, limitando la calidad de la prestación del servicio por parte del Departamento Hidráulica.
Para Pastore "la combinación de todas estas situaciones señala una alta probabilidad de disminución y/o pérdidas de producción agropecuaria a partir del mes de septiembre del corriente año".
Y afirma: "El conflicto por el uso de agua se incrementará en medida que la escasez hídrica persista y no se apliquen medidas de adaptación".


Recomendaciones


Para el geocientífico Pastore debemos "implementar una planificación y gestión hídrica a corto, mediano y largo plazo consensuados con los usuarios, de manera de aprovechar sinergias, garantizar una adaptación lo más plural posible y disminuir los conflictos por el uso".


Y luego recomienda:
* Aumentar el uso de otras fuentes de suministros de agua para riego tales como las aguas subterráneas.


* Realizar o recuperar al menos 250 perforaciones en el Valle de Tulum con un caudal promedio de 50 litros por segundo cada uno.


* Realizar un estudio estratégico para determinar las ubicaciones de estas perforaciones, con el fin de aumentar su eficiencia -ejemplo: disminuyendo el tiempo de circulación en los canales de distribución y mejorando el servicio para los regantes ubicados en los tramos finales del sistema.


* Desarrollar un proveedor de perforaciones para captación de agua con capacidad de realizar perforaciones de hasta 500 metros de profundidad en 12'' de diámetro y en un plazo de ejecución menor a los 10 días.


* Iniciar estudios de monitoreo de calidad y cantidad de agua subterránea, con el fin de no comprometer las reservas de agua subterráneas para las generaciones futuras.


* Explorar nuevas reservas de aguas subterráneas en todo el territorio provincial.


* Confeccionar un plan de mejoramiento de la gestión y distribución de la red de riego.


* Adaptar la legislación a los requerimientos y usos actuales del recurso hídrico.

EN NÚMEROS


1.940 hectómetros cúbicos es el derrame promedio histórico anual medido en el río San Juan desde 1909 por Hidráulica.


1.590 hectómetros cúbicos es el derrame anual promedio medido en el río San Juan durante las últimas dos décadas.


580 Hectómetros cúbicos derramó por el río San Juan y hasta el 31 de mayo este ciclo que termina el 31 de junio.