Este año llega con una revolución en las cámaras de los smartphones, que tendrán en la parte frontal sensores y lentes con mucho más ángulo y elementos innovadores, como sensores tridimensionales y de infrarrojos, lo que llevará a las selfies a lugares ahora impensables.

 

El LG G6 que será presentado el domingo durante el Mobile World Congress de Barcelona, dispondrá de una cámara frontal con 100 grados de angular, una mejora sobre la media de 80-90 grados que ofrecen la mayoría de smartphones del mercado hoy en día. LG no es la primera, en incorporarlo, pero seguramente sí la primera en explotarlo al máximo si tenemos en cuenta que su pantalla de 18:9 y sus cámaras traseras con un angular combinado de 125 grados completarán un trío de elementos ultra-anchos que funcionen en conjunto.

 

Por su parte, el próximo modelo de Apple tentativamente denominado iPhone 8 o iPhone X (por ser el modelo del décimo aniversario), dispondrá de un sistema de cámara frontal basado en tres elementos: cámara, sensor de infrarrojos y emisor de infrarrojos.

 

 

Ambos componentes del espectro invisible servirán para medir distancias de forma mucho más precisa, y según el informe, el resultado sería una fotografía con elemento de profundidad añadido que normalmente no se captura.

 

Otra función revolucionaria será la llegada de la realidad aumentada en forma masiva a los smartphones de gama alta, esto será posible gracias al avance de las tecnologías de procesado gráfico, cámaras y pantallas por igual. Poder combinar elementos físicos con virtuales de forma sencilla y transparente para el usuario es un campo con un gran potencial para avances técnicos en cuanto a interfaces, aprendizaje y entretenimiento.

 

La adquisición de tres compañías israelíes por parte de Apple: Primesense, Linx y más recientemente RealFace, ponen a la compañía fundada por Steve Jobs en la delantera en esta tecnología embrionaria que puede convertirse en el próximo filón.

 

(Fuente: La Vanguardia)