Un nuevo y potente malware infectó, al menos, a 140 bancos que se encuentran en 40 países, según detectó la empresa especializada en seguridad Kaspersky.
 

 

Puede extraer claves e información financiera de los usuarios y es casi imposible de detectar, por eso se lo considera una suerte de "intruso invisible". Esto se debe a que usa muchos comandos legítimos que están presente en el software legal.
 

A diferencia de los virus comunes, que se alojan en el disco duro, éste funciona en base a la memoria de la computadora y se borra automáticamente cuando el equipo es reiniciado.
 

Además, utiliza herramientas legítimas, como Metasploit, Mimikatz, y PowerShell de Windows para actuar, por eso se dice que es tan difìcil de detectar.