cibe el crecimiento de un público que demanda propuestas diferentes a la tradicionales, verdaderamente originales para su esparcimiento. "Los millennialsmarcan la tendencia. Ante tanta oferta, la calidad y la originalidad son los factores más buscados por los consumidores. Las personas quieren experimentar, crear y aprender en los eventos", comentó Pablo Hauscarriague, Country Manager de Eventbrite, una de las plataformas de organización de eventos.
 

 

De esta manera se destacan ideas como campeonatos de Beer Pong -muy exitoso en los Estados Unidos- una actividad recreativa para grupos de novios, matrimonios que tiene como objetivo introducir pelotas de ping-pong desde el extremo de una mesa en vasos de cerveza. Una forma de incorporar lo lúdico y motivando el juego entre ambos.
 

"La cultura gourmet está en ascenso. La balanza se inclina hacia lo creativo, diferente, emocional y distintivo. El motor del asistente es la felicidad y el encuentro de cosas nuevas", amplía el ejecutivo de Eventbrite.
 

En esa misma línea, otra de las propuestas gastronómicas son los cocktails tours.  The Black Palate Tour, ofrece un recorrido 'secreto' donde es necesaria una membresía especial para poder ingresar. Los participantes llegan con los ojos vendados a cada lugar para despertar los sentidos.
 

Un clásico romántico que se reinventa son los cine al aire libre, un furor en Buenos Aires en los 60. 
 

También hay quienes buscan actividades más tranquilas para su tiempo libre: los retiros urbanos son lo último para olvidarse del stress. Reuniones de me­di­ta­ción y yoga combinadas con lectura de textos místicos y al­muer­zo ve­ge­ta­riano se convierten en una excusa para reencontrarse con su pareja.
 

La idea es encontrar el plan perfecto para reconectarse y aprovechar al máximo los momentos de esparcimiento.