Un farol empotrado en la fachada de un casa de esta Ciudad en el siglo XIX, es del histórico
fotógrafo Christiano Junior, portugués, que vino a San Juan en el siglo XIX. Al lado, una calle barrio sanjuanino con iluminación Led.

Es poco lo que se ha escrito sobre los comienzos de la iluminación de esta Capital, Gran San Juan y los restantes departamentos de la provincia. Y hay un prolongado camino hasta el año 1909 cuando en la plaza "25 de Mayo" se encendieron las primeras lámparas a corriente eléctrica. Pero es necesario remontarse hasta mediados del siglo XIX para comprobar la existencia de los faroles con velas de sebo o aceite que hicieron los primeros milagros de alumbrar la ciudad. Es que fue a partir de 1846 cuando se instalaron por primera vez y se trataba de un sistema de alumbrado público abonado a través de un impuesto que se aplicaba a los contribuyentes, a los vecinos, y que contaba con faroles recubiertos con cuero y colocados en postes de hierro en las esquinas o en brazos empotrados en las paredes de casas particulares. 

Luz por primera vez


Estos datos resultan de investigaciones que realizó prolijamente Don Vitálico Gnecco, uno de los tres hijos de Agustín (Anavadro, Vitálico y Huarpeliano), fundador del actual Museo Histórico Provincial. De ellos se desprende que fue durante la gobernación del general Nazario Benavídez (1836-1841,1841-1852) cuando se iluminó por primera vez la Ciudad de San Juan. Una década después, el gobernador Domingo F. Sarmiento (1862-1864) dispuso varias medidas de ordenamiento urbano fundamentales con la llamada "Ley Vial" del 27 de octubre de 1862, donde estaba incluida también la mejora de la iluminación y la ampliación de este servicio a gran parte de la incipiente ciudad Capital. 


Eran épocas en que nadie imaginaba aún la iluminación eléctrica y el farolero tenía la responsabilidad de encender los faroles y cuidarlos, a tal punto que debían responder por los daños que pudiesen sufrir. Siguieron varias experiencias, como reemplazar las velas por mecheros alimentados con aceite de semillas de nabo (hortaliza) y hasta con grasa de yegua, combustibles que se utilizaron hasta 1869, cuando el gobernador Ruperto Godoy promulgó la ley de alumbrado público a gas o kerosene para la Ciudad de San Juan y calles adyacentes. Pero, como citamos al comienzo de esta mirada sobre la iluminación en San Juan, fue recién en la primera década del siglo XX, en 1909, durante la gobernación de Carlos Sarmiento (1908-1911), cuando irrumpió la electricidad para mejorar considerablemente la iluminación. 


Estas primeras lámparas con corriente que brillaron sobre la plaza principal de la Capital fueron producidas por la empresa "Luz y Fuerza". El técnico que dirigió la instalación en esa ocasión fue Emilio Kellemberger, según escribió Fernando Mó en su "Cosas de San Juan". 


Tecnología del siglo XXI


En nuestros días, y después de más un siglo, la Ciudad de San Juan comienza a disfrutar de lo más efectivo en iluminación que es la luz Led, nueva fuente luminosa, que rinde, ahorra energía y es beneficiosa para la visión humana. Así, Capital pasa a ser el primero de los departamentos de San Juan y uno de los primeros en todo el país con luz blanca en el alumbrado público de calles, avenidas y accesos: "Hemos cumplido un anhelo de gestión que contribuye no sólo con la seguridad que genera tener una mejor iluminación, sino también, con lograr igualdad en las condiciones de vida de los capitalinos de todos los barrios", afirma el intendente Emilio Baistrocchi. 


En medio de la concreción de tan ambicioso proyecto, la Municipalidad firmó un convenio con la Subsecretaría de Energía Eléctrica de la Nación, a cargo de Federico Basualdo, por el cual se consiguen reemplazar 1.164 equipos de alumbrado público obsoletos, por luminarias con tecnología Led. La inversión proviene del Estado nacional, con la suma de 19.923.995 pesos a través del Plan Alumbrado Eficiente (Plae), a los que se sumaron 30 millones de fondos municipales.


Esta obra permite un ahorro del 69% respecto al consumo actual, mejorando los niveles lumínicos de la Ciudad y contribuyendo al cuidado del medio ambiente, instalándose 2.424 luminarias (artefactos Led). A su vez, el acuerdo permite que la Municipalidad de la Capital instale nuevos equipos que cubrirán 39 km lineales, representando un ahorro del 69% del consumo actual. Con el "Capital Led", dice Cristian Andrés Hernández, secretario de Planificación Urbana municipal, "pasamos todo el mercurio a Led con un gran ahorro y con óptima calidad de iluminación". Además, agrega, "el sistema permite la gestión a distancia de cada una de las lámparas del alumbrado público, brindando la posibilidad de regular la intensidad de la iluminación desde un comando central". Son hasta ahora 1.459 cuadras de luz amarilla de sodio reemplazadas por Led.


Fuentes: "Cosas de San Juan, Tomo II, Fernando F. Mo, San Juan, 1986; "Costumbres provincianas a la lumbre de la palabra", Abenhamar Rodrigo, Papiro (1999); Aportes de investigaciones familiares de Nicolás Tejada Gnecco, y "La modernización del perfil urbano de San Juan visto desde "El Zonda" (1861-1864)" , Carlos Mario Moreno, Mendoza, 2013. 


Evolución de la luz en San Juan


Gracias al trabajo de investigación de Don Vitálico Gnecco se accede a las primeras informaciones sobre la evolución de la luz en San Juan. Sus aportes jerarquizaron el Archivo Documental y Hemeroteca del Museo Histórico Provincial "Agustín Gnecco", cedido por la familia del fundador al Estado provincial en 1960.