Esta es una carta abierta dirigida por una ciudadana al presidente de la Nación, Mauricio Macri, en momentos en que se debate en el Senado la legalización del aborto. Entre otros conceptos expresa lo siguiente: 

 

Multitudinaria marcha a favor de la vida de opositores a la legalización del aborto.

 


"Me dirijo a Ud. siguiendo un impulso, una necesidad de decirle todo esto que tengo dentro mío.


Ante todo, jamás imaginé que en su gobierno, al que voté con gran alegría, muchísima esperanza, al que he defendido a capa y espada, íbamos a tener que vivir esto de tener que defender algo tan inmensamente valioso como es la vida.


Tantos diputados a los que siempre he escuchado defendiendo a Cambiemos, ahora votando a favor de esta ley perversa, de cualquier lado que se la quiera mirar.


No voy a enumerar a dichos diputados, sólo nombraré a Mirta Tundis, diciendo que estaba a favor de la vida, pero que su nieta de 12 años la convenció de votar en contra. ¡Por Dios! Me daría vergüenza contarlo! ¿Qué puede saber una chiquita de 12 años de la vida?


¡Son crímenes de lesa humanidad!


Ni hablar de la letra chica, del problema de los médicos y de los sanatorios.


Soy madre de 13 hijos, 3 de los cuales ya partieron de este mundo, casada hace 44 años.


Y abuela de casi 17 nietos, uno de los cuales también murió hace 2 años.


Quisiera pedirle que se tome unos minutos para leer el testimonio del Dr. Bernard Nathanson (webcatolicodejavier.org), que practicó 75.000 abortos hasta que se convirtió. Y explica cómo hicieron para convencer para aprobar la ley de legalización del aborto en EEUU su país.


Es tal cual lo que están haciendo en Argentina.


Primero van por el periodismo (única manera de entender que hasta los de TN estén a favor) captándolos con falsas estadísticas, inflando pavorosamente las cifras de mortalidad.


El movimiento de las feministas, tan incoherentes en sus pensamientos y sus argumentos.


Rezo por ellas. Nunca podrán ser felices con esos sentimientos y esa violencia.


Y somos más los que nos oponemos a esta ley del aborto.


¿Dónde está la democracia? Porque no somos violentos, ¿tendremos que aceptar hagan semejante horror?


¿Nos dejaremos avasallar por las potencias que nos quieren colonizar?


Vivo en Yerba Buena, Tucumán, y fui a las marchas. La última, del 10/6, fue emocionante. 100.000 personas, muchos jóvenes. Hasta hicieron 2 ecografías en vivo que proyectaban en pantalla gigante, de 2 bebitos. ¡Esos corazoncitos latiendo!


Estando allí, comentaba, "pensar que dependemos de un grupo de diputados, que no nos representan, y que votarán lo que les cante, o a lo que los "obliguen", con dinero o promesas".


Eso lo vivimos con los K, pero no lo puedo creer ahora.


Sólo quiero volcar en esta carta, mis sentimientos cargados de preocupación, amargura e impotencia, soñando que quizá pueda llegar a sus manos y a su corazón.


Lo saludo con mucho respeto y esperanza.

 

 

Por Silvia Sackmann Sala de Mendonça
Ciudadana de Yerba Buena, provincia de Tucumán