Admiradores y detractores de Domingo Faustino Sarmiento han escrito ríos de tinta sobre el prócer. Sin embargo es interesante sacar a la luz datos no tan conocidos de "El gran Maestro de América".


Del matrimonio de sus padres, Clemente Cecilio Sarmiento y Paula Zoila Albarracín, nacieron quince hijos, de los cuales ocho sobrevivieron al año de vida. Pero no siendo poco el sufrimiento de Paula, de haber perdido siete primogénitos, sólo Francisca Paula, Vicenta Bienvenida, María del Rosario, Faustino Valentín (Domingo) y Procesa del Carmen, llegaron a la edad adulta. Fallecieron siendo niños: Honorio María (a los 9 años), Manuel Fernando (con 3 años) y Juan Cristósomo (con sólo un año). Por cuanto Faustino Valentín quedó como el único hijo varón de la familia.


Faustino Valentín (como consta en su acta de bautismo) nació el 14 de febrero, día de San Valentín, quizás por eso Clemente decidió bautizarlo con el nombre del santo. Su madre siempre lo llamó "Domingo".


El apellido de sus ancestros era "Quiroga Sarmiento" y hasta el mayor de sus tíos, José Manuel Eufrasio Quiroga Sarmiento (fue obispo y como dato aparte, se puede ver su tumba en el sótano de la catedral) era así. Pero tanto Clemente como sus otros 10 hermanos fueron inscriptos sin el "Quiroga". Según César Guerrero, esto fue porque el apellido Sarmiento se estaba extinguiendo.


Mimado por sus hermanas, Domingo se crió en el barrio "El Carrascal", en la casa de su madre, que construyó a fuerza de su trabajo en el telar, en el único lote que le quedó a su padre, Cornelio Albarracín. Hombre de gran fortuna que de a poco perdió tras una larga enfermedad que lo postró en cama durante 12 años.


Estudió sus primeras letras en "La primera escuela de la Patria" fundada en la provincia por el gran colaborador de San Martín, don José Ignacio de la Roza. El resto de su educación la recibió de su tío José de Oro Albarracín (hermano de Fray Justo Santa María de Oro) en forma autodidacta. Con él fundaron la primera escuela en San Francisco del Monte, San Luis, cuando Domingo tenía sólo 15 años.


En 1829 alistado en el regimiento "El orden" del ejercito unitario, salvó su vida gracias a la valentía de otro prócer sanjuanino, Francisco Narciso Laprida, quien pagó con su vida tan heróico acto.


En uno de sus cuatro exilios en Chile conoció a María Jesús del Canto, una alumna de la que se enamoró. Al año siguiente dio a luz a Emilia Faustina Ana. María Jesús murió en el parto, el 18 de julio de 1832. Huérfana a tan temprana edad, Faustina se crió con su abuela Paula y sus tías. Sobre todo porque Domingo nunca se quedó demasiado tiempo en algún lugar.


En 1845 nació en Chile, Domingo Fidel, hijo del chileno Domingo Castro y Calvo y la Argentina Benita Martínez Pastoriza, quien al enviudar en 1848, se casó con Domingo Faustino Sarmiento y el prócer le dio el apellido. Matrimonio que duró sólo un año ya que se separaron en 1849. Por esas cosas del destino, su hijo adoptivo llevaba su nombre y es conocido como Dominguito.


Domingo Fidel Sarmiento fue muy querido por su padre adoptivo quien lo alentó en su carrera militar. Murió en la guerra del Paraguay y no dejó descendencia.


Los nietos del prócer sanjuanino son los que le diera su única hija. Fueron seis: Julio, Emilia, Augusto, Elena, Luisa y Eugenia (Belin Sarmineto). De ellos, se destacaron Augusto, que fue militar y escritor. Acompañó a su abuelo en giras diplomáticas y ocupo importantes cargos políticos. Y Eugenia que siguió los pasos de su tía y fue una reconocida artista plástica.