La Escuela de Fruticultura y Enología es un patrimonio provincial y símbolo de la educación argentina, fundada por el Maestro de América, Domingo Faustino Sarmiento.


Habiendo regresado Domingo F. Sarmiento de nuevo a San Juan, el 16 de febrero de 1862, la Honorable Cámara de Representantes lo nombraba gobernador constitucional de la provincia. A pocos meses de asumir al cargo, "el titán de la educación", como fue llamado por César H. Guerrero, concretó la fundación de la Quinta Normal de Agricultura, a la que inauguró el 7 de septiembre de 1862. Idea que probablemente tomó del chileno don Miguel de la Barra que fue quien echó sus primeros fundamentos de la Quinta Normal de Agricultura, en Santiago de Chile en 1841. A partir de esta percepción, el sanjuanino promovió en Mendoza la Quinta Agronómica en 1852. Así, Sarmiento materializó un viejo anhelo suyo, contar con un establecimiento educativo agrícola en la provincia.


> EL OBJETIVO

¿Para qué un establecimiento de este tipo en San Juan? Para promover el adelanto de la agricultura, la horticultura, la fruticultura, la arboricultura y de la ecología en San Juan. Aunque esta última ciencia no era mencionada como tal. Pero se estudiaba y se bregaba en los estudiantes, el respeto por la naturaleza (paisaje, árboles, suelo, agua, animales). Además de activar o poner en ejercicio la estacionaria agricultura sanjuanina para avanzar sobre el desierto físico y cultural de la época.


De pequeño Sarmiento conoció el desierto. A los diez años (1821) atravesó junto a su padre por la travesía del Bermejo y los llanos riojanos en su viaje al Seminario de Loreto en Córdoba. Luego, a los quince años (1826), en su viaje junto a su tío a San Francisco del Monte de Oro, en San Luis. En 1827 cruzó nuevamente la travesía en su viaje a la ciudad de Mendoza y luego pasó a Chile. 


Estos viajes están plasmados en sus obras y al parecer lo impresionaron mucho para el resto de su vida. El desierto (barbarie) fue el ambiente que tanto cuestionó en su vida literaria. Él creía que el medio condicionaba la cultura de las personas que habitan estos inhóspitos espacios, y si no se instruían la aridez del desierto terminaría por modelar a las personas a imagen y semejanzas. 


> LA RIQUEZA DE SAN JUAN

En el discurso del Gobernador Sarmiento en la inauguración de la Quinta Normal de Agricultura decía: "He tenido el honor de invitaros a sancionar con vuestra presencia la apertura del primer surco, que de estas pampas estériles hará el primer plantel teórico práctico de la ciencia que hoy honran todos los pueblos civilizados, la agricultura, la cultura de la tierra, que sin ciencia es, sin embargo, la fuente hasta hoy única de riqueza en San Juan".


En la introducción de su notable discurso, Sarmiento se complacía en promover los estudios agrícolas y se ilusionaba en obtener en poco tiempo los frutos de la Quinta; el primer plantel de educadores que difundan los conocimientos agrícolas, científicos y técnicos en estas pampas estériles.


El 7 de abril de 1864, Sarmiento renunciaba a la gobernación y aceptó el cargo ofrecido por el Presidente Bartolomé Mitre, de ministro plenipotenciario en los Estados Unidos. En carta fechada en Nueva York, mayo 2 de 1866, Sarmiento le informaba al progresista y honesto Camilo Rojo. "Exmo. Sr. Gobernador, D. Camilo Rojo. Mi estimado amigo: Le remití por Buenos Aires, un cajón de semillas para la Quinta Normal, cuya factura incluyo ahora y unos planos de escuela que me pidió". Julia Ottolenghi (1939). Sarmiento a través de un epistolario, 62.


En estas líneas se lee que Sarmiento no se olvidó de la Quinta Normal y en seguir contribuyendo con ella. Sin dudas fue un acierto su apertura. "Con posteridad a su muerte (Sarmiento), la de San Juan, particularmente, adquirió una gran importancia y funciona hasta el día de hoy bajo el nombre de Escuela de Fruticultura y Enología. En la célebre Quinta Normal se realizaron los primeros cultivos de alfalfa; aclimatación de los primeros barbechos de lúpulo; se puso en marcha la primera fábrica de dulces y conservas; se hicieron las primeras plantaciones de algodón de fibra larga, con óptimos resultados; en 1940 se instaló la primera planta extractiva de aceite de oliva en la provincia; etc.". Fernando Mó (1979). Vitivinicultura. Problemas Vitivinícolas argentinos, 296 y 297.


Sin dudas que esta institución marcó un antes y un después en la educación agroindustrial sanjuanina y regional. Institución que debería ser declarada Monumento Histórico Nacional. Protegerla es responsabilidad de todos. No por nada Sarmiento afirmó: "Hombre, Pueblo, Nación, Estado: Todo está en los humildes bancos de la escuela". Esta relación Estado y educación debe ser permanente y recíproca procurando sólo educar al soberano.

> BASTIÓN DE LA EDUCACIÓN

La Escuela de Fruticultura y Enología está ubicada al lado de la Casa de Gobierno, custodiada por añosos árboles que señalan el comienzo de unos de los primeros pulmones verdes de la provincia junto al Parque de Mayo. Se cumplen 158 años desde su fundación. Sin dudas constituye un orgullo para San Juan, porque los estudiantes puedan insertarse en el ámbito laboral, por ser una de las instituciones más antiguas en el país. Por el patrimonio tangible e intangible que envuelve a la Escuela de Fruticultura y Enología fue declarada en el año 2001 por Ley Provincial Nº 7.190 "Monumento Histórico Provincial", y en 2015, también por Ley Provincial Nº 411-F "Bienes Muebles de Interés de Interés Cultural y Natural". Patrimonio cultural y natural (2016). Catálogo de Bienes Patrimoniales de la Provincia de San Juan, 32.

Lic. Iván Hidalgo Durán
DNI 25.830.847
Lic. en Geografía