Si los jóvenes tienen reacciones de las más inesperadas no es porque no saben canalizar sus emociones sino porque no conocen y no saben lo que hacen, luego, jamás comprenderán qué significado tienen esas conductas pues no se han preparado sobre el comportamiento y su base familiar es endeble. Los impulsos nada tienen que ver con los estados de frustración. Alcanzar, metas, objetivos y deseos requieren de aprendizajes y no de mecanismos defensivos. Estos existen para que naturalmente el sujeto pueda responder a situaciones desde lo inmediato. La justificación de las conductas es un tema de moral y ética no de lo que un sujeto nada más quiere y pretende.


No hay que inventar un tema por querer innovar. La emoción, mal llamada educación emocional, ya es un tema de Psicología en los colegios. La educación emocional como tal no existe. Por ejemplo uno no se educa para reír o estar triste o fluctuar en diversos estados de ánimo, de lo contrario abría educación para los sentimientos, es decir, una para amar otra para odiar y otras para cuantos tipo de sentimientos existan hasta incluso "aprender a agredir'' o la educación para las reacciones, educación para los estados alterados, educación para las relaciones de todo tipo y de ahí pasamos a la libertad del individuo y que cada uno haga, piense y sienta lo quiera, desprovistos absolutamente de lo que 1- Hay que conocer y 2- Hay que hacer. Nos referimos al comportamiento, ¿se entiende no?

"La educación emocional como tal no existe. Por ejemplo uno no se educa para reír o estar triste o fluctuar en diversos estados de ánimo, de lo contrario abría educación para los sentimientos.''

El comportamiento que implica a dos o más personas en situación, justamente e la parte de la Psicología que requiere de la orientación para la convivencia o el ajuste a la forma de trato o de dar respuesta. Como tema en su tratamiento, necesita de un esquema auxiliar provisto por Relaciones Humanas y Ética o un agregado axiológico.


El exabrupto de algunos psicólogos les ha llevado a manifestar que "Sólo se nos educa en conocimiento formal, matemáticas, español y ciencias, pero olvidando el práctico social que permita manejar y canalizar las emociones''... que incluye el manejo de emociones, control de impulsos, pero también las formas de participación democrática en la sociedad'' (Ximena Valenzuela, 11 de noviembre 2019 Diario Concepción 19-12-2019)


Llama la atención la confusión de términos básicos propios de la Psicología Social y la incursión en el campo de la Ética, cuando sus fundamentos de la pretendida "educación emocional'' deben sustentarse exclusivamente en las bases epistemológicas de la ciencia Psicología. 


Lo que debería incorporarse en todas las escuelas como contenido transversal obligatorio es un capítulo de enfoque interdisciplinario sobre Relaciones Humanas.


Las relaciones humanas son importantes para nuestra evolución como sociedad, ya que, es vital para la creación y organización de cualquier tipo de sociedad. El hombre para poder sobrevivir necesita de otras personas, por lo que es imposible vivir sin relaciones humanas. El objetivo de las relaciones humanas es la armonización y empatía para comunicar efectivamente lo que necesitamos y así ayudarnos mutuamente.


Si estoy de acuerdo en que hay que formar a los profesores en educación para participación en actividades extraescolares de experiencia sociocomunitarias y educativas donde el grado de intervención sea tal que amerite en el joven un compromiso no sólo con la comunidad sin con el otro distinto de él. Las experiencias de educación no formal son el ámbito propicio para desarrollarlas.

Por el Prof. Mario Daniel Correa D'Amico
Filósofo y pedagogo, profesional de la educación con doctorado y especialización en el área.