Señor director


Escribo para indicar mi estado de estupor por una noticia publicada en el matutino porteño Infobae y que da cuanta del regreso de la persecución ideológica a nuestro país, tema que creía superado por nuestra sociedad.


Me refiero al caso del médico de la localidad rionegrina de Cipolletti, Leandro Rodríguez Lastra, quien se negó "a practicar un aborto a una mujer embarazada de 5 meses, salvó al niño y a la madre, pero hoy está procesado".


La información indica que "la mujer declaró haber sido violada y no querer al bebé, pero el médico consideró que era demasiado tarde para aplicar el Protocolo". "Con un embarazo tan avanzado, eso ya no es un aborto", según explicara el doctor Rodríguez Lastra del Hospital Pedro Moguillansky.


La crónica indica que "una joven de 19 años llegó a la guardia del hospital Pedro Moguillansky de Cipoletti, Río Negro, con fuertes dolores. Había ingerido una droga abortiva proporcionada por una organización no médica. Leandro Rodríguez Lastra (MPRN 6.818), el tocoginecólogo que la atendió, corroboró que tenía 22 semanas y media de gestación y que el bebé pesaba más de 500 gramos".
Con 41 años de edad, el profesional de la medicina egresado de la UBA, jefe del servicio de Ginecología del hospital, señala su incomprensión de "por qué la justicia 'en vez de perseguir a los violadores' de la mujer, lo persigue a él, por cumplir con su deber".


En lugar de los violadores y de quienes suministraron la droga abortiva, el médico fue denunciado y procesado por "violencia obstétrica" e "incumplimiento de deberes de funcionario público".


Pero no fue la madre la denunciante, sino una diputada, autora de la ley por la cual Río Negro adhiere al Protocolo de Aborto No Punible, ley contraria a la Constitución Nacional que considera la existencia de la persona humana desde el momento de la fecundación, también de los tratados internacionales e incluso el protocolo abortista de la ONU, que los permite hasta la semana 20.


Sin lugar a dudas es un nuevo acto discriminatorio, represivo de la libertad de conciencia y de persecución ideológica muy preocupante, que finalizará con muchos de los profesionales de la salud presos por defender la vida de las personas.

 

Lic. Adrián Alonso - Periodista Agrario