Comunicarnos en forma correcta, es un desafío al que todos nos enfrentamos... La innovación tecnológica ha facilitado su velocidad y el alcance.  

 

Hoy la educación corre por caminos turbulentos y conflictivos. Es momento de recurrir a dialogar, llegar a acuerdos, sentir empatía. La "institución Escuela y la comunidad educativa necesitan de esta comunicación, y urge también, más que nunca, en gremios y gobierno.  


Una de las habilidades más importantes del ser humano es la comunicación. Es por ello, que nos comunicamos con nuestro universo (familia, amigos, colegas etc), cerramos negocios y creamos nuestra identidad pública.

Comunicarnos en forma correcta, es un desafío al que todos nos enfrentamos diariamente. La innovación tecnológica ha facilitado la velocidad y el alcance de las comunicaciones, ha provocado también "estar conectados y no comunicados'' La palabra es uno de los dones más maravillosos de la naturaleza, está en la base de muchos de los procesos de comunicación. Aprender a usarla en distintas formas requiere de la comunicación gestual y audiovisual. 


En todos los ambientes de nuestra vida, vemos cómo favorece el trabajo en equipo, el logro de los objetivos de forma colaborativa, evita los malos entendidos y los daños en las relaciones interpersonales. Comunicarse eficazmente significa ir más allá de las palabras. 


En alguna medida, todos tenemos algún tipo de habilidad para comunicarnos con otros, por nuestra propia esencia como seres sociales, su eficiencia en el ámbito laboral por ejemplo, está acorde al rol que se desempeña y la importancia que adquiera el trabajo y la colaboración en equipo. Existe una comunicación afectiva y eficaz cuando lo que se dice es escuchado y comprendido adecuadamente por quienes se comunican para poder ofrecer respuestas adecuadas. 


La comunicación, cuando no funciona adecuadamente, es una fuente de conflictos de incomprensión y puede interferir en la motivación, en la productividad, así como en el logro de objetivos empresariales.  


La comunicación familiar es la mayor fuente de energía y apoyo. En este escenario se originan situaciones de interacción que influyen en el desarrollo de la autoestima, identidad personal y el aprender, tanto para asumir responsabilidades como para solucionar problemas. Es prioritario una adecuada comunicación en la familia y fuera de ella. Es fundamental saber escuchar, porque en caso contrario produce frustración al no sentirse escuchado. 


Para no perder la comunicación hay que tener respeto, apertura, escucha, simpatía, calidez, aceptar al otro tal como es, así las personas que nos rodean pueden conocernos mejor e interactuar en forma saludable. 


Hoy no es común una comunicación eficaz y saludable. Todos podemos mejorar. Necesitamos trabajar en determinados aspectos. Lo verdaderamente importante, no es lo que nos falta lograr, sino aquello que vamos aprendiendo. Si mejoramos la comunicación el resultado será evitar los conflictos y la violencia llenando de amor y armonía el mundo cotidiano.