La nueva mina Salares Norte, en Chile, es uno de los yacimientos más importantes del mundo.

La sudafricana Gold Fields elevó el jueves su previsión de producción de oro para 2024 a entre 2,33 y 2,4 millones de onzas, afirmando que espera un rápido aumento de la producción en su nueva mina Salares Norte, en Chile, que entrará en funcionamiento en abril.

La minera, con sede en Johannesburgo, se apresura a iniciar la producción de Salares Norte tras varios retrasos y después de que el año pasado su producción se redujo debido al descenso de la producción en sus operaciones de Ghana y Sudáfrica.

La construcción de la mina chilena, valorada en 1.000 millones de dólares, comenzó en 2020 y la producción se esperaba inicialmente para principios de 2023. Sin embargo, la mina ha incumplido varios objetivos debido a los retrasos causados por el covid-19 y el mal tiempo.

Salares Norte, que es clave para el objetivo a largo plazo de Gold Fields de aumentar la producción a unos 2,8 millones de onzas anuales, se espera que produzca 250.000 onzas de oro este año, antes de aumentar a 580.000 onzas en 2025.


Plena confianza

El presidente ejecutivo de Gold Fields, Mike Fraser, que asumió el cargo al frente de la compañía en enero, dijo que había "un alto grado de confianza" en que la mina chilena aumentaría rápidamente su producción. 

"Estamos bien posicionados porque ya tenemos unas 520.000 onzas de oro almacenadas. Las operaciones mineras han funcionado muy bien, ahora estamos terminando la puesta en marcha de la planta de procesamiento", dijo Fraser.

Gold Fields registró un descenso del 21% en sus ganancias principales hasta 837 millones de dólares en el ejercicio cerrado en diciembre de 2023, frente a los 1.060 millones del año anterior, como consecuencia de la caída de la producción y el aumento de los costos.

Su producción atribuible de oro, de 2.304 millones de onzas, fue un 4% inferior a la del año anterior, mientras que los costos todo incluido -una medida del sector- aumentaron un 17%, a 1.295 dólares por onza. 

Las utilidades de Gold Fields en 2023 también se obtuvieron sobre una base más alta después de que sus ingresos en 2022 se vieron impulsados por una comisión de ruptura de 202 millones de dólares que recibió tras el fracaso de su oferta para adquirir la canadiense Yamana Gold.

La empresa declaró un dividendo final de 4,20 rands (0,2222 dólares) por acción, lo que eleva el total del año a 7,45 rands.