Su porte y carisma 'gardeleano'. Hugo Ruades fue un cantor con una voz singular. El estilo era muy parecido al 'morocho' del Abasto. Supo construir una distinguida reputación dentro y fuera de los escenarios.

 

Realmente se lo va a extrañar en el Café Tortoni, en el escenario del Teatro Lola Membrives y en las marquesinas luminosas de la Calle Corrientes. Supo ganarse el corazón porteño, por su estilo, su carisma y su inconfundible voz. El peinado, la pilcha y hasta el porte, emulaba al querido Carlos Gardel. Su sello 'gardeleano' es reconocido de Buenos Aires hasta Puerto Rico. Hugo Ruades, conocido por los tangueros locales como 'el zorzal sanjuanino' dejó este mundo a los 69 años de edad, causa de un repentino infarto, inesperado para su familia, incomprensible para amigos y colegas. Pero así es el destino del ser humano. El final tarde o temprano llega para todos. Queda el consuelo de pensar que su voz, está todavía intacta e inmortalizada en sus discos, videoclips y grabaciones en infinidad de soportes. Desde el disco de vinilo, pasando por el casette y el Disco Compacto, hasta el registro digital en formato MP3. Una de sus interpretaciones más notables, 'Como una copa', 'Caminito', 'Por una cabeza' y 'Mi Buenos Aires querido', quedará en el recuerdo y en el corazón de numerosos admiradores de viejas glorias artísticas y de aquellas generaciones jóvenes que tuvieron la oportunidad de conocerlo en persona y apreciar su trabajo. 


'Era un obrero de la música, él se animó a todo', fueron las palabras que sintetizan quién fue Ruades de manos de un gran amigo, Ricardo Greguar, con quién supo compartir, giras, shows y presentaciones en diferentes ámbitos.  


Considerado como uno de los mejores cantores de tango contemporáneos al nivel de Alberto Podestá y Fernando Ríos Palacios que supo aportar la provincia y que lograron trascender la escena nacional.  


En 2006, DIARIO DE CUYO contó con la chance de lograrlos reunirse en la ciudad. Fue la última vez que pudieron verse la cara. En aquel momento, compartieron anécdotas e intercambiaron recuerdos de sus años mozos. En el ambiente tanguero, Hugo fue muy querido y respetado. 'Solidario, servicial y respetuoso por el otro', es el concepto común que ha forjado su reputación durante décadas.  


El artista, oriundo de Rawson, nació el 3 de enero de 1951. Se hizo conocido primero bajo el seudónimo Tony Rudy (y posteriormente Hugo Ruedas) por los años 60 con canciones de rock y melódicas en distintos programas de Radio y Televisión, locales, de Mendoza y de Buenos Aires. Logró cerrar un exitoso contrato para la compañía Discográfica Odeón de Chile, lo que le llevó a realizar una gira de promoción, constituyendo la puerta de acceso al circuito internacional. En Los años 70, regresa al país para compartir escenario con Sandro, la vez que actuó en la provincia y en la década siguiente, logró realizar una gira importante por Latinoamérica, haciendo populosos conciertos en Brasil, Perú y Chile. Y para los años 90, gana el Primer Premio del Festival Iberoamericano de la Canción en Puerto Rico. Hizo algunas incursiones en los ritmos folklóricos, pero es en el tango y sobre todo, la inspiración en su mayor ídolo, Carlos Gardel, donde se sintió claramente identificado. A partir del año 2000, comienza de cero y, contratado por la compañía Vaivén, presenta su primer placa tanguera 'Criollita decí que sí', en la Academia Nacional del Tango. Luego vendrían giras por San Francisco, EEUU, y por los principales centros tangueros de Buenos Aires. Uno de sus momentos más significativos para él y que siempre lo recordó con cariño fue su participación en 2006 interpretando a Gardel para la obra teatral 'Los Locos de la Azotea', donde fue invitado por la actriz Mabel Loisi y con un gran elenco, tuvo un papel destacado en la sala del Teatro de Argentores.  


Hugo Argentino Ruades tuvo sus últimas actuaciones en casinos y espectáculos en Tucumán y otras provincias. Como también en espectáculos privados. Lo que siempre lamentó en vida, no haber podido cantar para la Fiesta Nacional del Sol, como artista referente del tango local, ya que nunca fue convocado en ninguna de sus ediciones hasta la fecha.  

Momento en el que su familia le da el último adiós al artista sanjuanino.

La despedida al cantor 


Ayer por la tarde, familiares y amigos acompañaron los restos de Ruades y le dieron la sepultura en una discreta y simple ceremonia oficiada por el cura Orlando Ruggieri, en el Cementerio San Miguel de Rawson. Del entorno íntimo, estuvieron presentes su esposa Nery Riveros y sus hijos Rosana y Martín, junto a sus nietos y sobrinos quienes lo habían velado el día anterior en Cochería San Ramón. También estuvieron los hermanos del cantante, primos y amigos cercanos. El silencio y la congoja fue lo que predominó en todo momento. El presbítero dio unas oraciones y bendiciones para que el alma del artista descanse en paz.

 

ELLOS DICEN 


Orlando Tejada//Músico 


'Hugo Ruades se inicia con el nombre de Tony Rudy, triunfando en Chile con el tema de Horacio Ascheri Ojo de luz. De ahí en más tuvo actuaciones por Chile, Perú y otros países. En San Juan, los festivales que tenía en la provincia, lo tenían de preferencia. Es una gran pena que nos haya dejado el Negro. Yo lo he acompañado desde siempre. Le doy mi pésame a la familia y que Dios lo tenga en su santa gloria. Mucha actividad tenía Hugo por todo el país y en los casinos de varias provincias'. 


 
Claudio Rojas//Cantante 


'Destaco al señor Hugo Ruades, no sólo por el gran cantante que fue, sino además por haber sido siempre un gran caballero. Prolijo, bien educado, respetuoso e igual de amable con hombres y mujeres, tanto arriba como abajo del escenario. Sus shows siempre fueron muy atractivos, ya que los realizaba de manera muy profesional y con muy buen gusto. Su admiración por Carlos Gardel se vio siempre plasmada en su repertorio y forma de cantar. Todo mi reconocimiento para este grande del tango sanjuanino'.  


 
Ricardo Greguar//Músico 


'Hugo Ruades, un grande del canto sanjuanino. Compartimos muchos escenarios juntos en los años sesenta, en el programa radial de LV 10 Radio de Cuyo (Mendoza) y programas en emisoras locales. Un poco de folklore al principio y después canciones románticas. Tuvo una larga trayectoria con el canto, abrazado a lo que fue su gran pasión. Hay mucho para hablar de él porque paseó su bello arte por San Juan, por el país y Centroamérica. Tenía una voz tan particular. Brilló con el folklore y las canciones románticas, pero en el tango puso su sello de calidad. ¡Gracias por todo lo que le diste a San Juan!'. 


 
Guido Iribarren//Locutor 


'Llegó hasta Buenos Aires y logró configurar una voz y un estilo, original, incomparable con ninguno. Fue una figura fundamental en la escena tanguera. Tenía matices, fraseos. Él se encuentra con Buenos Aires y la ciudad lo acepta con un repertorio fundamentado por grandes poetas del tango. Parafraseaba a Discépolo. Me premió con su amistad. Un sanjuanino que amaba el tango. Su voz era de pueblo, de barrio, de espacio. Le dejo una flor de alegría y tengo apenas un malvón de tristeza porque duele su partida'.  


 
Patricia Vizcaíno//Cantante 


'Artísticamente era el mejor. Aunque teníamos una distancia generacional, no obstante tuvimos la oportunidad de cruzarnos en los escenarios. Cantamos juntos una vez en el Anfiteatro del Auditorio Victoria. Soy una admiradora ferviente de él. Ese estilo gardeliano para cantar y siempre conservó la impronta de los tangos de antaño. Siempre impecable en su vestimenta. Venía con mucha experiencia de Buenos Aires. Él fue un señor, un caballero. No esperaba escuchar esta noticia, me impactó mucho'.