“Que sea rock, siempre”, solía escribir Gustavo Guillén en sus últimas publicaciones en su cuenta de Instagram, que hoy parecen premonitorias. El actor falleció el jueves tras una lucha contra un cáncer de próstata, había decido transitar su camino en soledad, solo unos pocos amigos sabían de su enfermedad y la operación a la que se sometió.

Papá de Valentino (16) y de Pedro (3), Gabriel Gustavo Dasso –como era su verdadero nombre– estaba pasando la cuarentena en su casa en La Plata y la distancia con sus hijos, sobre todo con el mayor que vive en Pilar y a quien no veía desde marzo, lo tenía preocupado. “Esperando verte pronto otra vez. Te extraño mucho. Esto también pasará”, había escrito junto con una foto de ambos.

“En momentos como estos; tener la bendición de estar con Pedro es algo para agradecer toda la vida. Y junto a Valo aunque a la distancia también”, escribió en otra ocasión, feliz de poder estar con el más chico de sus hijos.

Pero el aislamiento y la distancia debido a la cuarentena que rige por el coronavirus no eran lo único que lo afectaba. El artista de 57 años transitaba una lucha silenciosa contra el cáncer de próstata y esta semana se había sometido a una operación.

Además de sus hijos, la música también le sacaba una sonrisa y lo hacía feliz. Hacía unos cuatro años había formado la banda Fuera de Peligro que recreaba temas de los años 70, 80 y 90 y donde era baterista. Sus compañeros de formación, Adrián Suárez (guitarra) y Martín Aldano (voz), aún sorprendidos y tristes por la noticia, recordaron a su amigo en diálogo con Teleshow.

“Siempre se lo vio bien, hasta los últimos shows que hicimos compartiendo cena y risas”, añoró y destacó Adrián, y Martín recordó aquel último recital, antes de la cuarentena: “Fue en el shopping de Tortuguitas, estuvimos re bien, buena onda como siempre, nos juntábamos a tocar, era... es nuestra pasión. Después por lo del aislamiento no nos pudimos ver más, nos manejamos por el grupo”.

El guitarrista era una de las pocas personas que conocían sobre la salud del ex galán: “Yo estuve al tanto de su operación, hablábamos seguido sobre el asunto. La semana pasada me comentó que la operación había salido bien, que estaba en su casa en La Plata haciendo reposo”.

Martín había hablado por última vez a fines de abril: “Me mandó él un mensaje para ver cómo estaba con la cuarentena. No me comentó nada de que estaba enfermo ni que lo iban a operar. Siempre era activo en las redes y ayer, aunque parezca una locura, me acordé de él y pensé que hacía rato no subía nada. Lo que pasó fue una sorpresa, me enteré todo de golpe, la enfermedad, la operación y el fallecimiento”.

Al hablar de Gustavo, lo primero que mencionan ambos es a sus hijos y también es lo que más tristeza les genera. “Los amaba con locura, se desvivía por ellos; soy padre y admiraba eso de él”, dijo Martín.

Adrián fue el primero de los músicos en conocerlo, hace aproximadamente cuatro años: “Me contactó por Instagram en mi perfil de músico para rearmar su proyecto de banda y desde ese momento sacábamos shows prácticamente todos los fines de semana”. Así forjaron una amistad arriba y abajo del escenario ya que después de cada recital compartían “cenas, tragos y charlas”.

A principios del 2019 llegó Martín, luego de que Gustavo buscara un bajista para la banda. “Desde que lo conocí me pareció un tipo honesto, buena persona, tenía una presencia fuerte y te decía todo sin filtro, de frente y con buena onda. La relación era excelente, siempre hablábamos de qué temas hacer, nos quedábamos tomando algo, me traía a mi casa. Sufría tener el hijo lejos en Pilar, pero los veía a los dos. Un tipo fenómeno".

También lo recodó como músico y destacó “la química que había en la banda”: “Nos mirábamos y nos salía la música, sin ensayar, y cuando pasa eso es tremendo. Iba a ser manager de mi banda Pasajeros VIP, se ofreció a darnos una mano”.

Adrián agradeció haberlo conocido y haber podido compartir la música con él. En ese sentido recuerda que cada noche disfrutaban del ritual: “Llegar a los lugares, preparar el escenario mientras compartíamos charlas, probar sonido mientras tomábamos un trago, una linda cena, un divertido show y los momentos hermosos cuando bajábamos del escenario”.

Además, se lamentó de que en este momento no puedan despedirlo como se merece ni acercarse a la familia para darles un abrazo. Por eso espera, una vez terminada la cuarentena, poder hacer un show para “recordarlo y compartirlo con sus seguidores”: “Ojalá tengamos el espacio y podamos. Por él, sus hijos chiquitos, su familia y amigos”.