Este año la madrina de la Fiesta Nacional del Sol vuelve a ser rubia, como Mirtha y Susana, sus antecesoras; luego de la polémica morocha, también modelo, que engalanó el Autódromo Eduardo Copello el año pasado. Después de Carolina Pampita Ardohaín, llega Nicole Neumann. Exmadrina, nueva madrina. Exenemigas, ahora reconciliadas. Seguramente todo es pura casualidad.  


Considerada una de las modelos más prestigiosas del país, saltó a la fama en los 90 cuando fue tapa de revista a los 12. La ex Lolita derrocha belleza a los 36; es madre de tres niñas y está casada con Fabián Poroto Cubero. Nicole está contenta por su viaje a San Juan. "Fui muy chiquita, para algún desfile, ahora de grande es la primera vez" comentó en una charla con DIARIO DE CUYO. La rubia está entusiasmada además por su rol en la Fiesta Nacional del Sol el sábado 25 en el Autódromo Eduardo Copello. "Para mí es un honor ser madrina de la fiesta más grande de la provincia de San Juan, agradezco al gobernador Uñac y a la ministra Grynszpam. Así que feliz, con mucha expectativa de estar ahí y disfrutar de esta gran fiesta", dijo la modelo, quien tendrá gran protagonismo durante la coronación de la nueva Reina del Sol.  


Nicole viene de tener una gran performance en el programa de Marcelo Tinelli el año pasado a donde ingresó en septiembre, llegando lejos en el certamen de baile con Jorge Moliniers como pareja y Mariela Anchipi como coach; logrando buenas críticas del jurado, salvo de Pampita, que dejó en claro cuánto le incomodaba que su colega estuviera en el certamen. En el ambiente se sabía que entre ellas había una enemistad de vieja data y por supuesto Tinelli quería sacarle el jugo a eso. No obstante, Nicole salió bien parada y hasta hubo reconciliación.  

 

 
 
 -Fue un año intenso el 2016 para vos, ¿cómo viviste el Bailando?  


-Como lo vieron... con todas las emociones a flor de piel. Una se pasa muchas horas entrenando y estás cansada físicamente y mentalmente. Fueron muchas cosas que se juntaron. Pero de todas formas es mi mejor paso por el certamen, en el que más aprendí, que más lejos llegué, en el Bailando me mostré como soy, me llevo amigos como Jorgito y la Chipi. Fue una mezcla de un montón de cosas.  


 
 -¿Qué habrá influido para que fuera tan positivo?  


-Por ahí mi etapa de la vida, que estoy más relajada, más segura de mí misma, de pronto, no siento tanto la necesidad de ponerme un caparazón para no salir herida, aprendí a convivir con mi vulnerabilidad y aceptarme tal cual soy. 


 
 -Y superar cosas como tu vértigo, ¿sufriste mucho en el Aquadance?   


-Sí... terrible. Yo decía me animo y lo hago una vez, me la juego una vez. Si lo tengo que hacer dos no lo hago. Es un factor sorpresa el agua, porque por ahí lo hiciste 15 veces y no te patinaste; y una que te patinaste y te pegas un terrible palo. En los ensayos una vez se me patinó una mano en una vertical. No me caí, pero fue suerte. Jorgito se lesionó, y sé de participantes de otros años que se fracturaron la nariz y cosas así. Además cuando una es mamá hay otros miedos... es más fuerte. Y más en esta instancia, que uno está agotado, se grababa muy tarde... 


 
 -Pero tuviste que hacerlo dos veces en un duelo... No querías y lo hiciste igual. ¿Qué te hizo cambiar de opinión?  


-Ah... me hizo cambiar de opinión una frase que me dijo Chipi, que no la puedo repetir. Era algo así como no darle el gusto a otras personas, que si nos teníamos que ir nos fuéramos con la frente en alto y con toda la dignidad y así lo hicimos.  


  
-Te referís a Pampita... un enfrentamiento que terminó en reconciliación, ¿para vos cómo quedó?  


Sí, siento que fue un buen cierre, hicimos una nota juntas, re bien, tranquilas. Fue un cierre positivo.  


 
 -¿Y salieron a comer con Pampita y Mónaco como proponía Cubero cuando fue al Bailando?  


-No, no, eso no se dio. De mi parte no fue para la cámara, yo iría, no se dio solamente.  


 
 -¿Volverías al Bailando?  

 
-Sí, sí, creo que sí. Tendría que analizarlo, pero sí, me encanta el baile, así que siempre me termina conquistando la idea.  


  
-¿Nuevos proyectos?   


-Tengo muchas ganas de hacer tele, y algo ligado al baile. Tuve propuestas en el verano pero por diferentes motivos este verano no las acepté. Descansé. 


 
 -Con tres hijas, ¿qué les vas a decir si alguna quiere ser modelo adolescente?   


-La del medio dice que va a ser modelo, pero todavía tienen muchos años para pensarlo, la más grande recién cumplió 8. Por ahora no les digo nada, trato de inculcarles los valores de nuestra vida, los fines de semana ir a la chacra, ellas andan a caballo, sacan las verduras de la huerta, buscan los huevos, mi amor por los animales... el día de mañana decidirán con otra cabeza.  


 
 -Pero en función de tu experiencia no les recomendarías que empezaran pequeñas...  


-Yo nunca me quejé de haber empezado a los 12. Lo que digo es que yo no les permitiría a mis hijas empezar a los 12 años, más grande puede ser. Mi experiencia fue buena, no se la recrimino a mi mamá, porque yo tuve la suerte de ser una chica muy centrada en ese momento, fueron cosas que se dieron para que fuera una experiencia positiva. El mundo del modelaje es difícil, muy banal, ligado a lo superficial, a la belleza... no es algo con lo que me gustaría que mis hijas lidien de tan chiquitas. 


 
 -Con Cubero son unas de las parejas del ambiente que llevan más años, ¿cómo manejan la exposición?   


Nosotros tenemos una vida muy por afuera de lo que es el medio, salvo uno que otro evento. Llevamos una vida muy tranquila, muy normal, lo cuidamos mucho. Tenemos un mundo súper sano, además la gente a él lo quiere mucho así que no siempre es todo cariño y buena onda.  

 

El dato 
Nicole Neumann llegará como madrina de la Fiesta Nacional del Sol. La modelo participará de la elección de la Reina del Sol en el Autódromo Eduardo Copello como jurado y en la coronación que será transmitida por la TV Pública.