Después de años de postergación, de quedar en la marginalidad y de exclusión para aquellos sectores sociales que fueron ninguneados por la cultura "blanca" y patriarcal en la industria cinematográfica, en la 90na edición de los Premios Oscar quedaron visibilizados numerosos reclamos por la igualdad étnica, la diversidad sexual, la inclusión y el respeto a la mujer. A un costado quedó la faceta frívola habitual, para dar paso a temas más sensibles que los involucra a todos.

Protagonistas como Guillermo del Toro o Richard Jenkins lucieron chapas de Time's Up (movimiento para combatir el acoso sexual). El cineasta mexicano, con el premio a la mejor dirección en la mano, aseguró: "Soy un inmigrante, como Alfonso (Cuarón), como Alejandro (González Iñárritu), como mis compadres y como muchos de ustedes. Lo mejor de nuestro arte es que borra las líneas en la arena". "Se va abriendo un nuevo camino, los cambios están impulsados por nuevas voces, un coro que recita 'se acabó'", aseguraron, juntas, desde el escenario, Ashley Judd, Salma Hayek y Annabella Sciorra, tres de las víctimas de los abusos de Harvey Weinstein. Pero hubo más manifestaciones espontáneas: en el escenario se oyeron gritos de "Viva Latinoamérica" y "Viva México" y la transexual Daniela Vega, protagonista de la película chilena ganadora del Oscar, Una mujer fantástica, dijo que "una vez que las puertas se abren es difícil cerrarlas". La ganadora como mejor actriz, Frances McDormand, reclamó a todas las nominadas que se pusieran en pie y les dijo: "Todas tenemos proyectos e historias que contar que necesitan financiamiento. Tengo dos palabras para decirles esta noche, señoras y señores: cláusula de inclusión".

Por primera vez todos tuvieron el espacio que siempre merecieron en la fiesta de los Oscar. El mensaje central fue "El cine somos todos". 

toro
El realizador mexicano Guillermo del Toro contempla conmovido por la obtención de la estatuilla dorada a su película "La forma del agua". Su nombre quedó registrado para la historia de los Oscar.


 

dorman
Frances McDormand, mejor actriz del 2018, pidió: "Cláusula de inclusión" para las mujeres.
Gary Oldman resultó ser el mejor actor por su papel en "Las horas más oscuras".


 

La lucha contra el acoso sexual hacia las mujeres se hizo visible por el reclamo de Ashley Judd, Salma Hayek y Annabella Sciorra, que fueron víctimas de abuso de Harvey Weinstein.

Las mejor vestidas

Allison Janney. La ganadora del Oscar fue alabada por su
vestido rojo diseño Reem Acra.
Gal Gadot. La Mujer Maravilla usó un Givenchy y
una gargantilla diseñada especialmente.
  <

/figcaption>

Jane Fonda. La legendaria actriz lució impecable
con un diseño en blanco de Balmain.
Jennifer Gardner. El azul le sienta bien,
con un diseño drapeado de Versace.
Jennifer Lawrence. Esta vez no se tropezó y
encantó con el brillo de un traje de Dior.


 

Margot Robbie. La chica del momento, a la altura
de la alfombra roja con un Chanel.


 

Meryl Streep. Llevó un diseño espectacular en rojo
de Christian Dior, bolso de Louboutin. 


 

Nicole Kidman. Con un azul brillante de
Armani Privé, con opiniones divididas.


 


Las peor vestidas

Lindsey Vonn.
Salma Hayek. 
Emma Stone. 
Whoopi Goldberg