El 23 de octubre de 1958 aparecieron por primera vez los Pitufos en la revista Spirou, y 3 décadas después, por alguna curiosa razón, se empezó a esparcir leyendas urbanas y rumores de que estos pequeños personajes azules eran, en realidad, creaciones satánicas de un hombre que hizo pacto con el diablo para volverse famoso. Claro que son sólo leyendas, aunque tengan todas estas coincidencias…

 

Papá Pitufo es el diablo


Este “pequeño demonio” que viste de rojo representa al diablo, incluso dicen (aunque no pudimos encontrar una sola imagen que lo compruebe) que en su sillón se puede ver un pentagrama.

 

 

Representan los 7 pecados capitales

 

Aunque había alrededor de 100 pitufos en la serie, eran 7 los principales cuyas personalidades curiosamente hacen referencia a los pecados capitales:

 

Goloso: avaricia
Cocinero: gula
Pitufo Gruñón: ira
Vanidoso: vanidad
Dormilón: pereza
Filósofo: envidia (de Papá Pitufo)
Pitufina: lujuria (y este es todo otro tema que investigaremos más adelante).

 

Gargamel era un monje

 

El “malo” de la serie usa siempre esta vestimenta religiosa y vive en una casa que, de acuerdo con los rumores del Internet (y usando bastante imaginación) parece una iglesia en ruinas. Él trata siempre de cazar a los “demonios”.

 

 

El nombre del gato

 

El gato de Gargamel se llama Azrael, como el arcángel de la muerte.

 

 

Gargamel responde a un obispo

 

Baltazar es el padrino de Gargamel, un hombre obeso vestido de morado que vive en un castillo y usa grandes joyas. ¿No suena como un obispo?

 

 

Claro que todo esto puede ser mera coincidencia. En otros países predominan teorías distintas (como que los Pitufos son comunistas) que también parecen funcionar. ¿Qué opinas?