Cuando el año pasado se anunció que Lali Espósito iba a cantar en el escenario Martín Fierro del anfiteatro José Hernández, en el marco del Festival de Doma y Folclore de Jesús María -cosa que hizo y con éxito de convocatoria-, se dividieron las aguas entre quienes estaban a favor y en contra de que ese tipo de shows se incluya en un encuentro tradicionalista de la estirpe del mismo. Y este año la polémica se reedita bajo el nombre de Jimena Barón, la actriz y también cantante pop cuyos temas "La tonta" y "QLO" se convirtieron en hits, y que será protagonista -junto a otros que "no son del palo" como CNCO, La Barra y Damián Córdoba- de la noche "extra" del encuentro telúrico cordobés, el lunes 15 de enero. Extra. Así remarca la organización esa última velada, diferenciándola del resto y abriendo el paraguas a las críticas que, sabían, iban a llover. Pero la explicación no logra convencer a quienes sostienen que sea cual fuere el rótulo que le pongan -"extra", "yapa" o "bonus track"- igual está dentro del festival; y de hecho, se la anuncia en el marco de la programación oficial.


La Docta fue, obviamente, donde más sacudió este simbronazo festivalero; pero no fue el único lugar. Con alcance nacional, la onda expansiva que provocó la insistencia de la comisión llegó a San Juan, donde cultores del folclore local también se expresaron sobre el tema. Y además lo hicieron espontáneamente más de 4 mil lectores que se prendieron con el sondeo lanzado por DIARIO DE CUYO Online (ver aparte). ¿El resultado? Aunque no todos, la mayoría dejó en claro su desacuerdo, pero no apuntaron directamente a Barón (igual que pasó con Lali en su momento), sino más bien a los organizadores y a su, para ellos, poco feliz iniciativa.


En cuanto a los artistas sanjuaninos consultados por este medio, los detractores sostienen sus opiniones con vehemencia, casi dando a entender que si Yupanqui viviera, se agarraría los dedos con las cuerdas de la guitarra.


"Creo que el problema radica en la comisión organizadora. Por supuesto que estoy en total desacuerdo en que esta chica participe en un festival tradicional de doma y folklore", arrancó sin rodeos Ángelo Muñoz, integrante de Duende Fusión, ganadores del Pre Cosquín 2017 en el rubro conjunto vocal. "Creo que el festival de Jesús María ha perdido la convocatoria artística hace años y no saben cómo volver a convocar a la gente que participaba hace años atrás", disparó en sintonía Bebe Martínez, del ascendente grupo Labriegos, ganadores de espectáculos callejeros en Cosquín, y que en 2016 hechizó en el escenario mayor. "Nadie hace nada, se les cauteriza la conciencia cultural en pos de que el evento congregue multitudes", remató Gustavo Troncozo, ganador de Pre Cosquín 2009 y revelación 1998 de la Peña Don Ata en Cosquín.

"La grilla va a traer muchísima polémica (...) Lo que tratamos de hacer este año son las juntadas de artistas de alto impacto".
Nicolás Tottis, presidente del Festival 


Otros no lo ven tan mal. Sostienen, en líneas generales, que al fin y al cabo todo evoluciona, incluidos los festivales; y que -aunque con condiciones- no está mal abrir un poco el juego. "Valoro la decisión de los productores de llevar algo nuevo (...) Viva la música argentina!", arengaba Espósito, hace un año atrás en el lugar de Barón, abanderando esta postura en la que podría enrolarse, por ejemplo, Juan Carlos Liendro, quien recorre escenarios solo y en la troupe de Bruno Arias: "Si está dentro del marco de la noche extra, y teniendo en cuenta que la noche extra siempre habla de otra cosa, no me parece fuera de lugar", opinó. "Creo que la evolución y el público en general han llevado a que los festivales y eventos de música folklórica argentina tengan permitido esta mixtura", anotó el festivalero "Nano" Rodríguez. "Proponer un espacio para otros géneros también nos abre un espacio en otros festivales que no son folklóricos", se sumó Javier Acuña, ex Coronados de Gloria. Y al final, menos son los que miran de reojo, pero lo aceptan sin mayores cuestionamientos.


"La grilla va a traer muchísima polémica (...) creo que el armado es integral, lo que tratamos de hacer este año son las juntadas de artistas de alto impacto", fueron -según publicó radio Jesús María- las palabras de Nicolás Tottis, presidente del Festival, a sabiendas de lo que vendría... otra vez. Lo dijo en la misma emisora local que publicó días atrás que Barón es -junto a CNCO y Luciano Pereyra- una de las que lidera la venta anticipada de entradas al festival. ¿Punto para la comisión... o no? 

Ellos dicen

Ángelo Muñoz (Duende Fusión)


Creo que el problema radica en la comisión organizadora. Por supuesto que estoy en total desacuerdo en que esta chica participe en un festival tradicional de doma y folklore, pienso que su participación (así como la participación de CNCO) desvirtúan un festival tan arraigado a nuestro acervo cultural. Reitero que el desacierto aquí es de la comisión que hacen una "velada extra' y pone a estos artistas que nada tienen que ver con el folklore y mucho menos con la doma. Me parece que está más que claro que pasa por una cuestión económica y de masividad, se llevan un dineral estos "artistas' y también los organizadores cortan una cola para ellos, algo que no es nada nuevo. De hecho, esto no va a cambiar, sino más bien empeorar. Capaz que en un festival de Villa María o un festival que no sea netamente folklórico encajaría rebién, pero definitivamente para Jesús María es un total desacierto y realmente me parece un fiasco que pongan un día extra y lleven a estos artistas que no encajan ni a la fuerza con nuestro folklore y tradiciones.


Juan Carlos Liendro


La modalidad de Jesús María es esa: corta y la noche extra va un artista que no es de raíz folclórica. Si lo ves por el lado turístico, es para hacer captación de toda aquella gente que no va al folclore o no gusta de esa parte. Es una modalidad propia además de ser una movida de la gente que organiza para promocionarlo y que rinda económicamente. Siempre lo hicieron y no me parece mal, porque si bien está dentro del marco del Festival de Jesús María, tampoco afecta directamente a la programación. Sí me encantaría que también fuera al revés, que los festivales de rock u onda Lollapalooza incluyan, no te digo foclore, pero sí una fusión étnica, pero no pasa. Para resumir, si está dentro del marco de la noche extra, y teniendo en cuenta que la noche extra siempre habla de otra cosa, no me parece fuera de lugar.


Giselle Aldeco

En realidad no sería lo más apropiado, pero la organización es la que está aceptando este tipo de género. Y ante esta situación no se puede hacer mucho... Ya que últimamente vemos que la mayoría de los grupos musicales están apostando a las fusiones, tal vez por eso haya sido contratada.


Bebe Martínez (Labriegos)

Creo que el festival de Jesús María ha perdido la convocatoria artística hace años y no saben cómo volver a convocar a la gente que participaba hace años... Pasa algo muy raro porque la gente, cuando cantan los grupos, sale a comprar o al baño o a lo que sea. No ve el espectáculo, sólo ven la doma! Eso es lo que ví cuando estuvimos nosotros hace un año. Me parece que no está mal que esté Jimena, lo que me parece mal que estén son los que eligen el elenco artístico, porque son ellos lo que han perdido el enfoque de las cosas nuestras... nuestro folclore agoniza en mano de las productoras. Pasa acá también, pasa en todos lados.


Raúl Rizo

Creo que hay muchísimos!!! artistas jóvenes en la música popular que tienen que tener su espacio en este tipo de festivales, pero las decisiones se toman en función del marketing, es decir quién vende más, descuidando a los nuevos valores que potencialmente están más cerca de nuestra música de raigambre folclórica.


Javier Acuña


No me parece mal que se incluya este tipo de shows en Jesús María, siempre y cuando no se pierda la esencia del mismo. Proponer un espacio para otros géneros también nos abre un espacio en otros festivales que no son folklóricos.


Nano Rodríguez

Creo que la evolución y el público en general han llevado a que los festivales y eventos de música folklórica argentina tengan permitido esta mixtura. Son producciones muy grandes y dignas de ver, son artistas que necesitan trabajar y es válido por la producción que despliegan. Lo bueno sería que a los artistas del interior del país les dieran la posibilidad de entrar en el ruedo y así tener más propuestas de música folklórica en los grandes festivales del país.


Claudio Videla (Los Hermanos Videla)


No me parece... por más que sea el día extra, no estoy de acuerdo... En todo caso que realicen un festival con otro nombre y que puedan participar otros géneros musicales que no sean folklore. El Festival de Jesús María es de "Doma y Folklore'. Pierde identidad con este tipo de espectáculos un festival histórico para nuestro país.



María José Guillemain (ex Añoranzas)


Desconozco qué tipo de espectáculos realiza Jimena, pero supongo que muchos folcloristas deben estar anhelando un espacio en esos escenarios, no? Hay que ponerse en la camisa de los artistas que se preparan esperando este tipo de festivales para mostrar su trabajo.


 

Juanjo Recabarren


No juzgo porque es una noche creada para un público alternativo, cuando ya ha culminado la jineteada y el folclore. Si estuviese entre los intérpretes de lo nuestro, sí podría molestar a quienes defendemos nuestra tradición y costumbres. Pero es sólo una noche taquillera de otro público y realizada en el predio del festival, pero no tiene relación ni se mezcla con lo nuestro. Está dentro del marco del festival como estuvo La Mona, Lali Espósito, pero en una noche que se agregó justamente para hacer un atractivo a un público distinto... desde lo comercial, no me parece mal... Si tuviese que mirarlo desde el plano tradicional, sí me disgustaría, pero teniendo en cuenta que el festival es a beneficio de las escuelas y por ende, de los niños, pienso que todo lo que sea redituable es bueno, sin ponerme a juzgar obtusamente.



Gustavo Troncozo


La verdad no sé qué hace, canta? Bueno, hace tiempo que los festivales dejaron de ser folclóricos, incluso son pocos los artistas que hacen folclore; y estos festivales son grandes eventos musicales y desde ese contexto todo vale. En Jesús María a varios les han cobrado por cantar y lo que es peor, muchos han pagado por ese hecho. Ya no me extraña nada de los festivales... dentro de un marco musical puede cantar cualquiera y eso hacen, canta cualquiera; pero pierden la identidad y el ADN con el que fue creado el evento, termina siendo contaminado, y lo que es peor, nadie hace nada, se les cauteriza la conciencia cultural en pos de que el evento congregue multitudes.

Y el público también opina



DIARIO DE CUYO Online lanzó un sondeo para saber qué opinan sus lectores acerca de que la cantante pop Jimena Barón integre la programación del Festival de Doma y Folclore de Jesús María. Más de 4 mil personas emitieron su voto en la web, y la amplia mayoría determinó que no está de acuerdo con mezclar los tantos, por más que se trate de una noche "aparte'. Apenas un 28% vio con buenos ojos esta "apertura' que ya marca tendencia.