Al sur. Electores caminando por las calles de la ciudad de Stávropol, al suroeste de Rusia, en donde pueden apreciarse varios mensajes de la campaña electoral.

 

El presidente ruso, Vladimir Putin, busca hoy la reelección que le permita asumir un 
cuarto mandato en la presidencia de su país y mantenerse en el poder de Rusia durante un cuarto de siglo.

Más de 110 millones de rusos están habilitados para participar en las elecciones de hoy, que se mezclan con unas acusaciones contra Putin en épocas de crisis con Londres, ya que se presume que el presidente estuvo detrás del envenenamiento de un exespía ruso en el Reino Unido de Gran Bretaña. Según autoridades británicas, la sustancia con la que intentaron asesinar al exespía ruso Sergei Skripal y a su hija es un agente nervioso llamado Novichok, que fue desarrollado en la Unión Soviética (hoy Rusia).

Se da por descontado que los rusos le den hoy el triunfo a Putin en las elecciones. La única incógnita es el margen con el que se impondrá a sus rivales. Según sondeos, rozará el respaldo del 70 por ciento de los electores, un resultado histórico para Putin, que en lugar de sufrir desgaste, gana apoyos en todo el país pese a sus 18 años en el poder.

Elegido por primera vez en 2000, fue reelegido en 2004 y 2012, con un paréntesis de cuatro años como primer ministro (2008-2012), al que se vio forzado para cumplir con la Constitución rusa, que prohíbe encadenar más de dos mandatos consecutivos en la presidencia. Aunque durante ese paréntesis timoneó las consecuencias de la crisis financiera mundial en su país.

El 4 de marzo de 2012, cuando Putin ganó las elecciones con el 63,6 por ciento de votos para convertirse por tercera vez en presidente de Rusia, las reformas estructurales del sistema político que había impulsado en el Gobierno en los años previos habían llevado el mandato presidencial de cuatro a seis años.

A los 65 años, buscará en las urnas el respaldo que le permita seguir al frente del Gobierno por lo menos hasta 2024. Para las elecciones de hoy, es probable que termine en segundo lugar el candidato comunista, el millonario estalinista Pável Grudinin, con un 7 por ciento, seguido por el ultranacionalista Vladímir Zhirinovski, con un 6 por ciento.

Otra incógnita son los niveles de participación, ya que en las legislativas de 2016 la abstención superó el 50 por ciento del electorado, algo que el Gobierno quiere evitar a toda costa hoy. El oficialismo ha volcado todo su potencial propagandístico en una campaña informativa sin precedentes para llamar a los ciudadanos a las urnas, a fin de lograr una alta participación que legitime la reelección de Putin para un nuevo mandato de seis años. En el inmenso territorio de Rusia, los primeros colegios abrían ayer (a las 5 de la tarde de Argentina) en la península de Chukotka. Efe y Télam

 

Antecedentes
 

En agosto de 1999, tras un año como director del FSB (Servicio Federal de Seguridad), la agencia de inteligencia que sucedió a la KGB en la que revistó durante 16 años, Vladimir Putin fue designado primer ministro por el entonces presidente Boris Yeltsin.

 

 

May: no tolerará ninguna "amenaza"

 

La primera ministra del Reino Unido de Gran Bretaña, Theresa May, advirtió ayer que no tolerará "ninguna amenaza contra la vida de ciudadanos británicos u otros ciudadanos en suelo británico" por parte de Rusia, en respuesta al anuncio del Kremlin que decidió también sanciones contra Londres por la crisis bilateral que generó el envenenamiento de un exespía ruso.

Durante un discurso pronunciado en el Foro de Primavera del Partido Conservador, May se refirió a las medidas que adoptó Moscú contra su país, anunciadas ayer, y señaló que Reino Unido comunicará sus "próximos pasos en los próximos días", junto con sus "aliados y socios".

Rusia ordenó la expulsión de 23 diplomáticos británicos emplazados en el país, en respuesta a la idéntica medida tomada por Londres en represalia por el envenenamiento del exespía ruso Serguéi Skripal y de su hija Yulia.

"Se declaran personas no gratas y se expulsa en el plazo de una semana a 23 diplomáticos

de la embajada del Reino Unido en Moscú", señaló un comunicado de la Cancillería rusa, reproducido por la agencia de noticias DPA.