Enfrentamientos. Dos mujeres yacen en el suelo durante un enfrentamiento entre un grupo de personas adeptas al oficialismo y personas opositoras al gobierno nacional durante la consulta popular hoy


Millones de venezolanos votaban ayer en un plebiscito contra el Gobierno del presidente Nicolás Maduro, en una violenta jornada en la que se registró un muerto.

Una multitud de venezolanos participó del plebiscito con la intención de exigir al presidente socialista que llame a elecciones antes de que termine su mandato a inicios del 2019.

En zonas del oeste de la capital, Caracas, antiguos bastiones del movimiento fundado por el fallecido Hugo Chávez (vinculado a Maduro), se movilizaron miles para votar en contra de la iniciativa de Maduro de elegir a fines de julio una Asamblea Nacional Constituyente para reformar la carta magna. En esa zona el plebiscito se tiñó de sangre luego de que hombres armados simpatizantes del oficialismo abrieron fuego cerca de un centro de votación en la barriada de Catia, donde cientos de opositores se congregaron para sufragar. La Fiscalía confirmó la muerte de Xiomara Scott, de 61 años, mientras que otras cuatro personas resultaron heridas.

A pesar de que el Gobierno ha insistido en que la consulta no es vinculante y tampoco cuenta con el aval del Consejo Nacional Electoral (CNE), la Constitución faculta al Parlamento, de mayoría opositora, a convocarla, tal como lo hizo días atrás.

En un ambiente festivo, venezolanos enfundados en los colores amarillo, azul y rojo de su bandera salieron a votar en plazas, teatros y parques en ciudades desde la costa caribeña hasta los Andes occidentales.

Y, más de tres horas después de la hora prevista para el cierre del proceso, el 66 por ciento de las mesas aún se mantenían abiertas porque todavía había electores en las filas, dijo la oposición.

Los votantes de esta contienda, hecha al margen del Poder Electoral y calificada por el Gobierno del presidente Nicolás Maduro como un acto de militancia política, fueron consultados sobre si están de acuerdo con una Asamblea Nacional Constituyente impulsada por el mandatario y, además, con instaurar un gobierno de transición.

Con la Constituyente el gobierno pretender crear un organismo superestructural con poder sobre el Congreso y la fiscalía general rebelde para eliminar los últimos focos de resistencia al régimen. La mayoría de los candidatos a la Constituyente son aliados del gobierno. El organismo debatirá al menos dos años ofreciendo un pretexto para suspender también las elecciones presidenciales de 2018.

La consulta popular, organizada por los partidos de oposición y la sociedad civil, preguntaba también si la población apoya la intervención de las Fuerzas Armadas para ‘restituir el orden constitucional‘ y si desea un gobierno de unión nacional.
Analistas han calculado que la participación estaría en torno a los 10 millones de personas. En las últimas elecciones, las parlamentarias del 2015, la oposición obtuvo 7,7 millones de votos logrando romper la supremacía del chavismo en el Congreso.

Según observadores, el resultado de la consulta simbólica convocada por la Mesa de Unidad Democrática (MUD) no cambiará la correlación actual de fuerzas porque se trata de un referéndum consultivo organizado por el Parlamento, de mayoría opositora, y no por el Consejo Nacional Electoral. Sí funciona, en cambio, como una victoria moral.

Según el líder opositor y excandidato presidencial Henrique Capriles, fueron millones los que se animaron a manifestar su rechazo a la propuesta chavista. “Hoy los venezolanos estamos dando un ejemplo al mundo de que somos un pueblo que amamos la democracia”, afirmó. El preso político con arresto domiciliario, Leopoldo López votó desde su casa: ‘Sí, desconozco la propuesta de la Constituyente‘, dijo López en un video en su cuenta de Twitter, que parafraseó la primera pregunta de la consulta mientras marcaba con un bolígrafo la casilla del ’Sí’.

 

Simulacro electoral
 

Sobre esta consulta opositora, la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE) Tibisay Lucena pidió ayer que no se generen ‘falsas expectativas‘ y resaltó que esta votación no tiene ‘validez jurídica‘.

El plebiscito opositor en Venezuela se realizó al margen del Poder Electoral y en paralelo a un simulacro electoral convocado por el Consejo Nacional Electoral como ensayo general de las elecciones de la Constituyente, que se prevén para el próximo 30 de julio.

Según Lucena, este simulacro sirvió para verificar la funcionalidad de la maquinaria electoral, mientras que el jefe de campaña del Gobierno por la Constituyente, Héctor Rodríguez, informó que el horario del ejercicio se extendía debido a las filas ‘interminables‘ de ciudadanos que aguardaban para votar.

 

Crisis

Venezuela atraviesa una de las peores crisis de su historia. A la recesión económica -con inflación de tres dígitos y escasez de bienes- se le suma una ola de protestas antigubernamentales que acumula 100 muertos. La oposición dice que Maduro ha llevado al país a una ‘dictadura’.

 

En Argentina

El jefe de Gabinete argentino, Marcos Peña, manifestó ayer el apoyo a los venezolanos que participaban de la consulta. Peña se refirió así a la concurrida participación de ciudadanos venezolanos votando en la ciudad de Buenos Aires, en distintos centros culturales del barrio de Abasto.