Edgardo Bauza dejó de ser oficialmente anoche el entrenador del seleccionado argentino, según lo anunció el presidente de AFA, Claudio Tapia, quien sostuvo que existió “un acuerdo de palabra con el técnico para definir su desvinculación”, al tiempo que anticipó “más detalles que serán ofrecidos mañana (por hoy), en una conferencia de prensa a las 19.30 en Ezeiza”.
Bauza dirigió 8 partidos, todos por Eliminatorias. Su ciclo comenzó el 1 de septiembre del 2016 con el triunfo 1-0 ante Uruguay en Mendoza por la 7ma fecha de Eliminatorias y coincidió con el regreso de Messi.

La llegada del Patón, en lugar de Martino, se produjo en un momento caliente desde lo institucional, económico y deportivo en AFA, y con otro dimitente como Messi, quien se alejó tras la final perdida ante Chile en EEUU.

Bauza viajó a Barcelona, se entrevistó con Messi y el número diez se retractó y volvió.El éxito ante Uruguay, sin brillo en el juego, le dio apoyo a Bauza, quien desde el primero al último día otorgó numerosas notas a los medios de comunicación, y a un plantel golpeado en lo anímico.

 

 

 

 


Sin embargo, los resultados adversos se sucedieron en cadena. Los empates 2-2 como visitante ante Venezuela y Perú; la sorpresiva derrota como local ante Paraguay en Córdoba por 1 a 0, y la paliza que le proporcionó Brasil en Belo Horizonte por 3 a 0 pusieron a Bauza en la cuerda floja.

La goleada 3-0 ante Colombia, el 15 de noviembre de 2016, con un Messi brillante y con voz de mando, proporcionaron una bocanada de oxígeno a Bauza en la noche donde el plantel decidió no hablar más con la prensa a raíz de un supuesto “ataque mediático” a Lavezzi.

El éxito ante Chile, que dejó momentáneamente a la Argentina en el tercer puesto de Eliminatorias, no convenció a nadie y la derrota en la altura de La Paz ante Bolivia depositó al equipo en zona de repechaje.

Bauza citó a nuevos jugadores como Buffarini (no jugó ni un minuto), Acuña, el sanjuanino Emmanuel Mas y Pratto y le quedó como cuenta pendiente Mauro Icardi.

 

El “Patón”, un caso distinto a los anteriores


A diferencia de entrenadores anteriores como Marcelo Bielsa, José Pekerman, Alfio Basile, Sergio Batista, Diego Maradona, Alejandro Sabella o Gerardo Martino, el “Patón” tuvo un ciclo breve, muy corto, donde ni siquiera tuvo tiempo para darle un estilo al equipo y en sus últimos días sufrió un desgaste mediático reprochable por parte de las nuevas autoridades. Los únicos jugadores que tuvieron asistencia perfecta con él en las Eliminatorias fueron el arquero Sergio Romero y el atacante Ángel Di María.

Sobre un total de ocho partidos, la Argentina de Bauza ganó tres, empató dos y perdió tres, con Messi como máximo goleador con tres conquistas, seguido de Pratto con dos.