Golpe bajo. La segunda derrota en la Copa lo dejó a San Lorenzo último en las posiciones. El equipo argentino continúa sin levantar cabeza. 

 


San Lorenzo sigue sin levantar el rumbo. Anoche sumó su segunda derrota en igual cantidad de partidos, tras perder frente a Atlético Paranaense de Brasil por 1-0, de local, en un encuentro válido por el Grupo 4 de la Copa Libertadores de América. El gol del equipo que conduce Paulo Autuori lo convirtió el volante argentino Luis “Lucho” González, ex Huracán, a los 4’ del primer tiempo y con la derrota, el Ciclón continúa sin unidades.


El conjunto local, padeció en los 45 minutos iniciales la inteligencia y el excelente trato que le dio a la pelota Atlético Paranaense que fue mucho más profundo y peligroso en ataque. El Ciclón lució perdido, se vio desbordado por su rival -que marcó el ritmo de juego-, y además le costó mucho generar fútbol. Y encima, a los 4 minutos, Atlético Paranaense se puso en ventaja con un gol de cabeza de González, un ex Huracán, tras una muy buena jugada colectiva. San Lorenzo, que apenas llegó, a los 8 minutos, con un remate desde afuera del área de Nicolás Blandi, su mayor carta ofensiva, sufrió el “toqueteo” de su adversario y también su falta de ideas futbolísticas. Después Atlético Paranaense tuvo campo y pelota. Y además Nikao y “Lucho” González, a los 29 y 39 minutos, desperdiciaron sendas chances de gol. 

 

No pudo. Beluschi se mostró siempre insistente pero aún así San Lorenzo nunca pudo llegar al empate ante el conjunto brasileño que sacó ventaja con ese gol tempranero. 

 

Aguirre, frente a esto, en el segundo tiempo mandó a la cancha a Rubén Botta, lo más parecido a un enganche que tiene el plantel, por el defensor uruguayo Mathías Corujo, responsable -en parte- del gol de González. Y la primera buena señal se produjo al minuto con un remate de Merlini que se fue muy cerca del palo izquierdo.
Pero 60 segundos más tarde el arquero Sebastián Torrico evitó el segundo gol frente a un disparo de Matheus Rossetto. Eso fue la imagen del segundo tiempo: un partido de ida y vuelta, de tránsito rápido en la mitad de la cancha y con llegadas en ambos arcos.


San Lorenzo, con el transcurrir de los minutos, se adueñó de la pelota, y Ortigoza, a los 16, 20 y 23 minutos, tuvo el empate. El cambio principal fue de actitud más que futbolístico. Encima, a los 30 minutos, Blandi erró un penal, cuando 60 segundos más tarde Ortigoza, un especialista en la materia, dejó el campo de juego lesionado. Ni siquiera el tiro del final le salió a un San Lorenzo que se acordó tarde de jugar, pero que mereció largamente al menos el empate.

 

Angeleri: “Pagamos caro el error del inicio”


El defensor de San Lorenzo de Almagro, Marcos Angeleri, lamentó la derrota ante Atlético Paranaense. “Nos agarraron desprevenidos en el inicio y nos marcaron un gol que no estaba en los planes. Pero después hicimos méritos suficientes para empatar. Tuvimos chances claras, pero lamentablemente no las pudimos concretar”, comentó Angeleri. “Pagamos caro un error en el inicio y ahora esa derrota nos deja complicados. La idea era ganar los tres partidos de local. Hay que dejar este partido atrás. Tendremos que ir a buscar de visitante el resultado que no se nos dio hoy‘, admitió.