Relajado.Ontiveros disfrutando del día libre de ayer junto a los seres queridos que lo acompañan en este Dakar.

 

Tal cual había pronosticado en la previa, las cinco etapas en las dunas de Perú, en el comienzo de lo que es su quinto Dakar, resultaron algo realmente muy duro. Alberto Ontiveros, el único sanjuanino que compite en esta edición de la carrera más peligroso y popular del mundo, realizó un balance de su arranque en la prueba que lo tiene 50to. en la general de motos, al momento del primer día de descanso en la prueba. Hoy volverá la acción tras el "franco" en suelo boliviano, donde el Puchi compartió momentos más relajados con su papá Beto, Mario Lucero, el doctor Venturini y su hijo, más sus primos Fernando y Víctor, quienes lo acompañan al corredor.

 

A pleno. El Puchi, quien les mandó un saludo especial a sus hijos Santiago y Clara más su esposa Pamela, destacó la preparación física que realizó.


-¿Qué balance hacés de esta primera parte del Dakar?

-Salió complicado como tenía pensando, incluso un poco más porque sabía que venía a algo desconocido como son las dunas peruanas y realmente son algo difícilísimo. Hay momentos dónde llegás a una punta y del otro lado no ves nada, y tenés cuatro metros de ahí hasta el suelo. Es un Dakar para correrlo con la cabeza: en esta edición, un "loquito" no dura diez minutos...

Ontiveros corre su quinto Dakar, siendo el del 2015 su mejor: 42do.

-Ya abandonaron muchos candidatos al título como Loeb y Roma, ¿sentís que es el más duro desde que llegó a Sudamérica?

-Sin dudas. Es el más duro en los que competí y por lo que dicen todos, el más duro de los que se corrieron en Sudamérica. Un ejemplo es que en la primera etapa a los tres kilómetros ya había que ir a fondo y estar muy atento a la arena. En otras ediciones, los primeros tramos eran más bien de "estudio" y luego venía la acción de verdad. Acá no hubo ningún respiro.

 

Misión cumplida. Alberto ya cumplió con la parte más dura del recorrido como eran las dunas peruanas.

 


-¿Cuál es la sensación que se viene Bolivia y luego llegar a la Argentina, incluyendo a San Juan?

-Estoy ansioso sabiendo que ahora viene lo mejor para mí. Siempre teniendo en cuenta que en un Dakar todo es relativo y cambiante, me siento contento de ver que la moto está bien, sin mayores golpes y con el físico respondiendo, más allá de lo exigente que fueron las cinco etapas en plena arena.

-A nivel resultados, ¿estás conforme con el puesto 50 en la general?

-Uno siempre quiere ir por más. Pero sabía que esta primera parte de la prueba había que superarla, no correrla. Por eso se hizo una estrategia bien cuidada y sabiendo que la idea mayor es llegar a San Juan y luego a Córdoba. Vamos por el buen camino, pero la idea es escalar más posiciones en lugares que conocemos mejor y somos más competitivos.

 

Puchi y la Honda tras finalizar la quinta etapa.

 


-¿Cómo fue el día de descanso?

-Justamente pude descansar bastante, luego de varios días "complicados". Sé que mañana (por hoy) vuelve la adrenalina.