La incidencia que definió la carrera abrirá una polémica que no tendrá fin. El comisario general de la prueba, Jorge Quiroga, entendió que era una ‘circunstancia de carrera’, que ambos ciclistas venían disputando el embalaje y que ya los había reprendido en la subida al Paredón. ‘Fue un toque de carrera’, dijo escuetamente la máxima autoridad deportiva.

‘Yo gané la cuerda y la defendí’, contó Escuela ya consagrado ganador y con los 142 kilómetros de carrera sobre sus piernas.
Con Rosas no se pudo hablar porque, por aquello del ‘Show debe seguir’, mientras él quedó al cuidado del personal de sanidad y de su equipo, la competencia continuó.

Pudo saberse por declaraciones de Omar Contreras, técnico de la Selección Argentina, que había sufrido una ‘gran contusión en su rodilla izquierda’ pero que en líneas generales estaba bien.

El entrenador mendocino comentó a Radio La Voz que ‘tiene los raspones lógicos de toda caída y lo que sorprendió es cómo se inflamó su rodilla, haremos estudios y mañana veremos cuál es el diagnóstico’.

Todo sucedió vertiginosamente, como suele ocurrir en las carreras y el logro fotográfico de Mariano Arias se apoyó en la pericia de Alejandro Grigolo (conductor de la movilidad de DIARIO DE CUYO) que permitió contar con las escenas.

Por lo que se observa en las cuatro fotos, seleccionadas de una decena de imágenes que componen la serie, Escuela fue cerrándose sobre la izquierda.

Ahora bien, queda a criterio de las autoridades considerar si mantuvo o no la línea del embalaje. Lo cierto es, como ya se ha manifestado en la crónica, que una incidencia de este tipo opacó el final de una competencia que tuvo todos los ingredientes para ser extraordinaria.

Por calidad de corredores y por el equilibrado nivel competitivo de las escuadras, este Giro del Sol merecía un final distinto. Sin polémica.

 

 

‘Hicimos una gran tarea’

 

EL FESTEJO. La gente de la Agrupación sigue de fiesta y ayer hilvanaron otra alegría con el triunfo del barrealino.


Sabido es que Ricardo Escuela, gane o pierda, no es muy demostrativo.

Lucha contra la timidez hablando rápido, tratando de terminar la nota antes que empiece.

Después de la carrera de ayer, el barrealino, con la sencillez y humildad que lo caracteriza, antes de hablar de su logro personal, dirigió sus primeras palabras a sus compañeros. ‘Hicimos una gran tarea’, afirmó.

‘Creo que el equipo demostró que está muy bien, que todo el entrenamiento realizado en la pretemporada nos permite ser competitivos y que la carrera nos planteó distintas opciones a las que respondimos con mucha fortaleza’.

Cuando se le consultó sobre lo ocurrido en la meta volante que derivó en la caída y abandono de Laureano Rosas, Escuela explicó que él había ‘defendido’ la cuerda. ‘Yo partí primero y gané la cuerda, cuando siento que me quieren pasar por afuera la defiendo’, explicó.

A la hora de hablar sobre lo que resta y cómo llegarán a la Vuelta que es el gran objetivo que se han planteado, Ricardo reconoció que están pasando un ‘gran momento’ y que podrán ser protagonistas. ‘Creo que ahora debemos descargar un poco esta semana para llegar enteros a la Vuelta. Estamos pasando un gran momento y sería muy bueno poder mantenerlo en la Vuelta que tendrá un gran nivel’.
 



Juan Chica, director de la prueba


"El que viene será UCI"

 


Juan José Chica, como todos los amantes del ciclismo, imaginaban otro final para una carrera que fue emocionante por los cambios que tuvo. ‘Una pena que se haya producido la caída y el abandono de Laureano (Rosas).

Fijate que si él ganaba esa meta y Escuela (Ricardo) era segundo quedaban iguales en la general y el resto de la carrera hubiera sido espectacular. Pero, como dice el dicho -afirmó- carreras son carreras’.

Al final, luego de agradecer a todos quienes ayudaron para que el Giro fuera un éxito, contó que el año que viene será distinto. ‘Lo haremos 2.2 de la UCI, para que corran todos nuestros equipos. Tenemos el apoyo de la Secretaría de Deportes y contamos con cinco equipos italianos’.