El estadio Santiago Bernabéu fue su casa durante seis años y, aunque su explosión la tuvo cuando abandonó la Casa Blanca y llegó al Napoli, Gonzalo Higuaín recordó viejas épocas goleadoras este sábado en su debut en el Milan.

 

En un atractivo amistoso que les sirvió a ambos equipos de preparación (Real Madrid enfrentará a Atlético en la Supercopa de Europa el miércoles y Milan debutará en el Calcio ante Genoa el domingo 19), el Pipita se demoró apenas cuatro minutos en convertir su primer gol en su nuevo equipo.

 

Real Madrid ya ganaba 1-0. Karim Benzema había puesto el 1-0 a los 2 minutos de cabeza, tras una buena jugada de Gareth Bale desbordando a Ricardo Rodríguez por la derecha.

 

Pero Milan no quedó lamentándose. Higuaín tomó un rebote y desde afuera del área se perfiló de derecha y sacó el bombazo esquinado que Keylor Navas no pudo detener. 

 

 


El argentino, que llegó al Milan proveniente de Juventus -en un enroque que incluyó el regreso de Leonardo Bonucci- cumplió así con la ley del ex. 

 

El acuerdo entre Juventus y Milan fue un préstamo por un año a cambio de 18 millones de euros y una opción de compra relativamente baja: 35 millones de euros.