Nico ganó la carrera y el título. En el embalaje decisivo superó a Mauricio Quiroga y Daniel Lucero. El ciclista ‘piquetero’ fue el más ganador de la temporada y cerró el año con una victoria contundente. Se coronó como el mejor ante su gente.




Como ocurre desde hace bastante más de una década, la temporada de ciclismo en ruta tiene su cierre en La Bebida. Todos los campeones del año son entronizados en la carrera ‘chica’ del Cicles Club La Bebida. Y, como no ocurrió nunca, hasta ayer, el nuevo monarca es un ciclista de la casa. Nicolás Naranjo, el vecino ilustre del distrito de Rivadavia, era uno de los tres corredores con chances de coronarse. Los otros eran su compañero de equipo, en la Agrupación Virgen de Fátima, Ricardo Escuela y Gerardo Tivani (Municipalidad de Pocito). Al ‘Nico’ le alcanzaba con salir delante del barrealino y del pocitano para festejar. Pero, como un verdadero campeón que es, no se conformó con clasificar sexto entre la media docena de hombres que definieron la prueba escapados, aunque con esos cinco puntos le sobraba, porque ni Escuela ni Tivani, que venían en el pelotón a más de un minuto lograrían aumentar los puntajes con los que arribaron a la última fecha. Con todas esas ventajas podría haber especulado y festejaba igual, pero eligió coronarse como un verdadero monarca ganando la competencia y, de paso, regalarle una alegría a todos sus vecinos.


A las 18,30 hubo un sismo en San Juan y tuvo epicentro en La Bebida. Lo produjo, en una de las llegadas más complicadas del año, porque la gente se amontonó tras la línea de meta, un muchacho que merecía más que nadie esa alegría porque tuvo una temporada de ruta que rozó lo impecable. Ganó cinco de las 18 competencias en San Juan y se dio el gusto de ganar cuatro etapas de la Doble Bragado.


Nicolás Naranjo, el mismo que hace un par de años, jugando con las iniciales de su nombre, desde estás páginas afirmábamos que era un ‘NN’ para la Selección Argentina porque habiendo hecho sobrados méritos para integrar los equipos nacionales que participaban de las citas internacionales de pista, entre otras fecha de Copa del Mundo; es quien ahora, consiguió plasmar en la ruta todo lo bueno que había logrado en los velódromos. 


Estuvo en el medio de una controversia entre la preparación para el Argentino de Pista y su pretemporada para la temporada de Ruta. Arrasó en el velódromo de Rawson en las dos temporadas anteriores y en la 2016 solo apareció en la última fecha, anticipando que llegaba al Argentino en condiciones de pelear por algo. Importante fue su aporte para que la cuarteta de la persecución ganara el oro. Dicha alegría la compartió con Adrián Richeze, Rubén Ramos y Leonardo Rodríguez. 


La punta de velocidad que demostró en la parte final de la pista fue clave para empezar el calendario rutero con todo. Ganó el Circuito Escudero, las clásicas Doble Media Agua y Doble Chepes y, también, la Vuelta a La Bebida (carrera ‘grande’ del club que lo vió nacer al ciclismo). La fortuna no lo acompañó en el Giro del Sol y la Vuelta a San Juan, donde por inconvenientes mecánicos debió resignar chances temprano, pero ratificó su momento en la gran clásica bonaerense, imponiéndose en cuatro de las etapas de la Doble Bragado.


Por lo hecho en la primera mitad arribó a la última fecha del año con chances de ser campeón y, apoyado en su estirpe de ganador. No desaprovechó la oportunidad que le brindaba la vida y se coronó ante su gente.
 

 


Hubo una carrera. Y la ganó Nico



Un número importante de inscriptos tuvo la última prueba del calendario. 91 ciclistas participaron de la prueba del Cicles Club La Bebida. Y, aún cuando la gente del Sindicato Empleados Públicos, la Asociación Mardan y la Municipalidad de Rawson pugnaron por ganarla dando, por entrega y calidad, un gran espectáculo, no pudieron eclipsar el hecho que había tres hombres pugnando por ser quien el año venidero llevaría el número 1 en el dorsal. Por eso más allá de los varios intentos de fuga la atención y mirada del público confluyó en la suerte de Naranjo, Escuela y Gerardo Tivani. 


Hubo una fuga en la que quedó ‘colgado’ Escuela, pero Naranjo iba sellado a la rueda de Tivani. Hasta que faltando un par de vueltas, Tivani sufrió un desperfecto, perdió contacto y de los tres candidatos solo Naranjo quedó arriba con un grupo de 13 ciclistas, entre ellos cuatro hombres del SEP, que trabajaron para que embalara Mauricio Quiroga. Apelando a un plan distinto trató de ganar escapado Mauricio Muller. Su arranque seleccionó el grupo a media docena de hombres. Entre ellos quedó Naranjo, quien se quedó con la victoria y el título (156,5 puntos). En la foto lo acompañan Escuela (subcampeón 143,5) y Tivani (tercero 139,5).