Polémica. Emanuel Gigliotti apenas jugó menos de 30" y vio la roja por un supuesto codazo a Walter Kannemann.

 

Independiente tuvo minutos fatales en el arranque del partido de ida de la Recopa contra Gremio. Después del golpazo que fue el gol de Luan, cuando la visita no había prácticamente cruzado la mitad de la cancha, el Rojo se quedó con uno menos por la expulsión de Emanuel Gigliotti en una jugada muy particular: el árbitro ecuatoriano Roddy Zambrano lo había amonestado pero pidió la revisión con el VAR, a instancias del línea, y cambió el color de la tarjeta por el rojo.

En la repetición se puede ver que Gigliotti va a disputar la pelota con el codo en la cara del zaguero argentino Walter Kannemann y evidentemente fue observado por el asistente. Claro que el Puma se los quería comer, asegurando que no era ni falta. Por suerte para el Rojo, al instante llegó el empate 1-1 y se calmaron las aguas.

Igual, esa baja fue un condicionante en el resto del encuentro en Avellaneda. "Tuvimos que afrontar el partido casi todo el tiempo con uno menos y encima comenzamos perdiendo. Se nos hizo muy duro, pero el equipo demostró otra vez carácter y también buen juego. Ahora debemos ir a Brasil para tratar de traernos una nueva Copa internacional para este Club", sostuvo Nicolás Domingo.


Detenido
 

La Policía de la Provincia de Buenos Aires detuvo ayer a un barra de Racing que pretendía infiltrarse en la tribuna de Gremio en la previa de la primera final de la Recopa Sudamericana ante Independiente.